Adicción a Videojuegos en Adolescentes

Los videojuegos son dispositivos electrónicos de ocio muy populares a todas las edades, aunque son los adolescentes el colectivo que hace un uso más intensivo, llegando a aparecen casos de adicción a videojuegos en adolescentes. Los adolescentes pueden acceder a los videojuegos desde el ordenador, la videoconsola, la tableta o el móvil. Pueden jugar en solitario o con otros compañeros mediante una conexión a internet, de forma masiva o múltiple.

 

Las investigaciones apoyan que en general, los juegos poseen un papel fundamental en el desarrollo socioemocional o cognitivo del adolescente y como modulador de las emociones. Jugar con otras personas favorece el fortalecimiento de las relaciones sociales, primero con los miembros de su familia y después con los amigos. Ayudan a mejorar la concentración, a resolver problemas, la creatividad y mejora las capacidades motoras.

 

Sin embargo, el imaginario colectivo ha interiorizado que los videojuegos tienen un impacto negativo en los adolescentes. Como en todas las creencias es esencial identificar la realidad de estas percepciones, aislando los mitos de lo real. Como punto de partida, como ocurre con el resto de las tecnologías, lo importante es considerar el uso que se hace de ellas e identificar los efectos que tienen en nuestra vida.

imagen adicción videoconsola adolescente

En la actualidad los adolescentes se encuentran totalmente expuestos a las tecnologías y a los medios de difusión y múltiples redes sociales. Una par de décadas atrás, era la televisión la que acaparaba la atención de los niños, en la actualidad son multitud de dispositivos, canales de televisión, musicales, internet, teléfonos móviles y videojuegos.

 

Multitud de estudios avalan que los videojuegos pueden causar beneficios y perjuicios en el desarrollo cognitivo, social y conductual tanto para adultos como en adolescentes, aunque es con adolescentes donde pueden surgir complicaciones.

 

Posibles Peligros de los Videojuegos en Adolescentes

Los juegos son una actividad lúdica positiva con muchos beneficios para niños y adolescentes, pero pueden convertirse en un peligro cuando aparece una conducta adictiva. Podemos identificarlo cuando interfiere en las relaciones familiares, afectivas o académicas. Suele ir acompañado de un cambio en el comportamiento, al mostrar obsesión por jugar a los videojuegos. Cuando el adolescente muestra rasgos de tristeza, está irascible o ansioso cuando no se le deja jugar, debemos prestar especial atención por si fuera necesario tomar medidas.

 

Si observamos como el adolescente deja de estar interesado en actividades que antes le gustaban para centrarse en los videojuegos, miente sobre la cantidad de horas que está con la consola o utiliza los videojuegos para evadirse del mal humor, pueden ser señales de un comportamiento peligroso.

 

Por otro lado, según los expertos la gran mayoría de adolescentes que juegan a videojuegos no se vuelven adictos o llega a desarrollar trastornos de importancia, salvo por cortos periodos donde la novedad les lleva a situarlo en el centro de su atención. En este caso no debemos preocuparnos, ya que esto no supone un riesgo para el adolescente. Solo cuando los videojuegos empiezan a interferir en las actividades cotidianas del adolescente, hay que estar alerta para actuar.

“Es importante examinar el contenido de los videojuegos, como el grado de violencia, el tipo de lenguaje o las escenas de sexo. Los adolescentes son susceptibles de desarrollar un trastorno adictivo, tienen menor capacidad de manejar sus impulsos.”

Otro de los peligros de los videojuegos puede aparecer porque en muchos de estos juegos se interactúa jugando en red, conectados con otras personas conocidas o no, lo que permite a niños y adolescentes tener conversaciones con desconocidos de su edad o adultos. Es necesario que los padres presten atención a las relaciones que construyen sus hijos dentro de este canal.

 

Vigilar el Contenido de los Videojuegos para Adolescentes

Por otro lado, aunque algunos juegos tienen contenido educativo, muchos videojuegos populares promueven la violencia contra seres humanos o animales. Otros de manera velada o explicita tienen contenido sexual o contienen estereotipos que refuerzan ciertos estigmas negativos. En este sentido, diferentes estudios entre adolescentes muestran como los chicos dedican más horas y tienen mayor tendencia a problemas indicativos de dependencia que las chicas.

 

Es sabido que el abuso de la tecnología en general y de los videojuegos en particular, puede perjudicar el rendimiento escolar. Las encuestas realizadas entre adolescentes usuarios recurrentes de videojuegos leen en promedio un 30% menos que niños que no los utilizan. Además, reducen en un 34% el tiempo dedicado a hacer las tareas escolares, comparado adolescentes que no juegan con videojuegos.

Efectos Negativos de los Videojuegos en Adolescentes

Aunque cierto número de estudios han demostrado como algunos videojuegos pueden mejorar la capacidad cognitiva, la capacidad para resolver problemas y procesar información de manera ágil, otras voces autorizadas alertan sobre los posibles riesgos de este tipo de prácticas.

 

La mayoría de niños, adolescentes y adultos emplean los videojuegos como una forma de diversión, una forma de escaparse de la rutina diaria y evadirse. Este hábito es tan saludable como cualquier otro mientras no genere dependencia psicológica. Cuando es un recurso para escapar a los problemas o el hecho de no jugar supone un cambio del estado de ánimo con comportamientos agresivos y pérdida de control, estamos ante una adicción.

 

Un efecto negativo consecuencia del anterior del uso de los videojuegos desmedido es la disminución del rendimiento académico, menor interés por las relaciones sociales y conflictos con los adultos con los padres. Algunos videojuegos pueden transmitir valores en el adolescente después de muchas horas, poco recomendables, cuando el adolescente no llega a separar la vida real del juego.

adolescente jugando con consola

 

¿Qué Pueden Hacer los Padres Ante un Problema con Videojuegos?

Aunque los estudios no aportan datos fiables para confirmar la existencia de un trastorno adictivo grave y persistente relacionado con los videojuegos adquirido durante la adolescencia, si es habitual durante un corto periodo, mayoritariamente en varones. Desde el punto de vista clínico se debe distinguir entre incidentes puntuales más o menos prolongados y una verdadera adicción a los videojuegos.

 

Nadie mejor que los padres para supervisar el tiempo que pasan sus hijos adolescentes con los videojuegos. Para detectar si existe un problema, deben aprender a reconocer alguna de las señales que supongan conductas adictivas y tomar alguna de las medidas recomendadas cuanto antes.

 

  • Si es posible, jugar con él para mantener viva la comunicación y, por otro lado, asegurarnos del contenido, lenguaje o nivel de violencia y si es apropiado para su nivel de madurez. Otra forma de averiguarlo es buscando las reseñas del juego en internet.
  • Siempre que sea posible, instalar el dispositivo ya sea PC, consola, donde juegue en habitaciones comunes, tratamos de evitar que se aíslen en su habitación.
  • Poner un horario para los videojuegos y asegurarnos de cumplirlo sin excepciones. Por ejemplo dos horas al día después de hacer sus tareas. Cuando establecemos normas no deben pasarse por alto o dejaran de tener sentido.
  • Combinar los videojuegos, aunque interactúe con otras personas en red, con actividades en vivo en las que pueda interactuar con otras personas. Por ejemplo actividades extraescolares o los deportes.

 

Debemos interiorizar que el uso de los videojuegos en la vida de un adolescente es muy habitual, por lo tanto aceptarlo. Lo recomendable no es tratar de erradicarlos, sino tratar de modular un empleo equilibrado y sano de ellos. Los videojuegos no son un problema mientras no aparezcan comportamientos agresivos o conductas adictivas.

 

Si detectas un problema con la videoconsola y no sabes cómo afrontar la situación, empieza comentándolo a otros padres que hayan pasado por esta circunstancia, profesores o en última instancia a un profesional de la psicología especializado en adolescentes o adicciones.

 

Quizás te interese: Redes sociales y Adolescentes

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!