Adolescencia tardía

Durante la adolescencia tardía termina de definirse la personalidad de los adolescentes, aproximadamente entre los 16 y 20 años. Es una fase donde no suelen darse los fuertes altibajos emocionales de años anteriores. El joven siente estar ubicado con una identidad propia, ha mejorado su autoestima. Ha dejado de preocuparse por encajar con el resto de adolescentes, ha dejado de valorarse según la opinión de los demás, ahora reduce su entorno de personas relevantes. Está más tranquilo, las tensiones familiares disminuyen.

imagen adolescencia tardía
La adolescencia tardía es la última fase hacia la madurez

En esta etapa suelen priorizar los proyectos personales, sienten energía y confianza suficiente para alcanzar sus metas con independencia. Al mismo tiempo su entorno va otorgándoles mayores responsabilidades, que en algún momento pueden rebasarles. En estas situaciones es cuando los padres deben estar atentos para brindarles apoyo, si lo solicitan. A este periodo lo conocemos como adolescencia tardía.

 

¿Qué es la dolescencia tardía?

Durante esta etapa se consolida la capacidad para concentrase en los objetivos marcados, planificar el futuro, centrarse en los estudios o el trabajo. Es una fase crucial donde los adolescentes, deben elegir el camino a seguir, el que va a definir su “yo” del futuro. Ante este dilema deberán confrontar los deseos propios con los de los padres y amigos. Ahora sienten que deben prepararse para ser adultos, mostrarán mayor predisposición a escuchar la opinión de sus padres.

 

Debido a que a esa edad las mentes siguen desarrollándose, el cerebro termina de formarse a los 25 años aproximadamente, el hecho de afrontar las emociones y la presión de aventurarse en nuevos retos de manera autónoma, puede tener un impacto positivo en el futuro éxito y bienestar. Esto hace de la primera etapa como adolescente tan importante para aprender estrategias saludables al abordar retos, de manera independiente y que van a utilizar durante toda su vida. Durante la adolescencia tardía esas habilidades aprendidas terminan de consolidar en una persona adulta, con identidad personal e independendecia.

 

Durante la adolescencia tardía, tienen la oportunidad de experimentar con ideas inexploradas y tomar posición en las creencias propias. Descubren lo que realmente valoran, lo que les posiciona en las elecciones y satisfacciones a largo plazo. Por ejemplo, si necesitan sopesar las compensaciones entre comodidad de seguridad laboral versus el riesgo de hacer algo que le apasiona. A medida que toman nuevos desafíos, aprenden que los errores no deben influir en la autoestima, sino añaden mayor información para darnos un sentido de confianza en lo que queremos ser.

 

Final de la Adolescencia Tardía y Cambios a la Madurez

Hacia el final de la adolescencia tardía, el área racional del cerebro está próxima a estar completamente desarrollada. Así llegan pensamientos más complejos. Ahora parece sencillo perseguir objetivos propios una vez se aprende cómo planificar las cosas, probar ideas y valorar diferentes puntos de vista. Es posible situarse en los zapatos de otro para desafiar las antiguas creencias infantiles y formar pensamientos y valores propios. A medida que se recorren ideas que se dan por sentado, comienzan a percibir que generalmente hay varias respuestas a la mayoría de los problemas de la vida y que pensar críticamente es como hacemos nuestro propio significado del mundo.

 

En el aspecto físico, se alcanza el desarrollo adulto. Llega la madurez sexual, con contactos eventuales o estables, ya que se mejora el control de los impulsos emocionales. Las relaciones ya no son para explorar la sexualidad, más bien para aprender sobre las experiencias personales y sentimentales. Las relaciones de amistad pasan de tener en común motivos circunstanciales a forjarse por motivos identitarios o ideológicos.

 

Adolescentes trasnochados

En la actualidad ha aparecido el término “adolescente trasnochado” cuando personas adultas muestran comportamientos adolescentes, a cualquier edad. Según las circunstancias personales, las etapas vitales pueden no completarse con normalidad. Algunos entornos o experiencias dan lugar a que se prolonguen, o reaparezcan patrones infantiles o adolescentes, incluso a edades avanzadas.

 

La adolescencia trasnochada puede manifestarse de muchas formas. La más corriente es aquella en la que la persona sigue siendo “un eterno rebelde”, lleno de sueños, pero sin definir objetivos concretos. Tiene dificultad para llevar una vida adulta. No encaja en el mundo ni pone de su parte para mejorarlo con acciones concretas y reflexionadas.

 

Ir a: Cambios en la adolescencia

Ver más en unicef.org

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!