Adolescentes Manipuladores

Los adolescentes manipuladores emplean con sus padres una conducta con la intención de atraer la atención o conseguir sus objetivos. Los padres llevados por sus miedos a fracasar en la educación de sus hijos, se dejan llevar cediendo a las demandas de sus hijos. Cuando los padres están en esta situación, les cuesta verlo claramente y por lo tanto reaccionar de forma realmente útil para revertir esta conducta. En estos casos se termina, cediendo en los límites o incluso dejándose manipular para sentirse a salvo.

imagen adolescentes manipuladores

En muchos padres se genera un círculo de culpa y miedo, los padres inconscientemente alientan ciclos de conducta manipuladora, a consecuencia del miedo a ser malos padres. Cuando estos padres consiguen liberarse del miedo, se frena esta conducta de sobre protección y les permite establecer límites equilibrados y productivos. Gracias a estos límites pueden demostrar amor a sus hijos evitando las conductas dramáticas y los juegos psicológicos insanos.

 

¿Por qué los Adolescentes Manipuladores?

Si has comprobado que tu hijo(a) suele mentir, manipular los sentimientos de otras personas para conseguir lo que quiere o trata de dar lástima, debes tomar decisiones al respecto. La primera pregunta es saber cómo ha llegado a aprender ese comportamiento. Quizás lo ha aprendido de sus padres o lo empezó a hacer de niño y siempre le ha dado resultado.

 

Otra posibilidad es una baja autoestima, cuando alguien duda de sus capacidades para conseguir sus objetivos por la vía habitual y recurre a retorcidos métodos para asegurarse el objetivo. Un adolescente con poco amor propio no soporta perder. Una conducta típica es criticar todo y a todos, al considerar malos a los demás da la impresión de ser el bueno. En este caso, la forma de afrontarlo no es atacando frontalmente la conducta insana, sino tratar la baja autoestima, ya que de este modo desaparecen las dos conductas.

 

La lástima es otro recurso de manipulación cuando cada vez que le regañas, contesta con excusas relacionadas con sus sentimientos, dolor, el mal momento en el que se encuentra inmerso o cualquier otro argumento apelando al sentimiento de lástima para desactivar el reproche o castigo.

 

Adolescentes Rebeldes y Manipuladores

 

Un adolescente rebelde, cuando está en crisis y rechaza a su familia puede generar miedo en los padres. Miedo a que abandonen el hogar, a que se relacionen con personas poco recomendables o tomen alguna decisión con consecuencias importantes. Cuando los padres sienten estos miedos, deben ser conscientes de ello y no permitir que ese miedo se refleje en ira o una respuesta emocional desproporcionada. Este tipo de reacción va a desencadenar un conflicto contraproducente.

 

Fomentar la buena comunicación y el respeto mutuo son la base para una relación saludable entre padres e hijos, donde los padres no olvidan su rol, pero los conflictos se tratan de la manera más civilizada posible. Del mismo modo que los adolescentes rebeldes y manipuladores deben aprender a expresar sus quejas de manera directa pero civilizada, los padres tienen la obligación de escucharles con atención sin interrumpirles y tratar de entender sus demandas.

 

Probablemente la mejor manera de eliminar ese comportamiento de la niñez, enfadarse y patalear cuando las cosas no son como el o ella quiere, es dialogando. Será necesario para explicarle por qué no puede salirse siempre con la suya, que la manipulación no le va a funcionar y que no debe interpretarlo como un ataque. En algunos casos los padres no consiguen conectar con sus hijos, es el momento de solicitar ayuda de un profesional especializado en adolescentes manipuladores.

 

Quzás te interese: Adolescentes y Padres

Referencias

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!