Adolescentes sin amigos

Uno de los principales cambios durante la adolescencia es la necesidad de pertenecer a grupos de compañeros y crear amistades fuera del entorno familiar. La primera consecuencia será el distanciamiento progresivo con los padres mientras van siendo más independientes y por otro lado hay un número de adolescentes sin amigos. Estos chicos quedan en tierra de nadie. Esto ocurre mientras la capacidad de elaborar pensamientos complejos y de analizar consecuencias se desarrolla. Hacia los 20 años, ya tendrá la capacidad de tomar decisiones solidas (acertadas o no).

adolescentes sin amigos
Algunos adolescentes tienen dificultades para relacionarse

Para un adolescente, la influencia de tener amistades positivas se convierte en un factor determinante a la hora de evitar comportamientos peligrosos o arriesgados. Del mismo modo, una influencia negativa pueden conducir al adolescente hacia comportamientos desafortunados. A través de los amigos, los adolescentes aprenden códigos de conducta que les acompañarán durante su vida.

 

 

Resulta doloroso cuando un hijo adolescente prefiere ir con los amigos a estar con sus padres, pero nos indica estar siguiendo el camino natural hacia la madurez. La relación con los amigos es el mejor terreno donde desarrollar habilidades sociales y evadirse en los momentos difíciles. En algún momento, para el adolescente los amigos lo son todo. Para integrarse necesitan ser vistos como parte del grupo y harán cualquier cosa para integrarse como uno más. Pocas cosas son más inadmisibles para un adolescente que parecer “el solitario rarito.”

 

 

Cómo ayudar a adolescentes sin amigos

En muchas ocasiones, el origen en adolescentes sin amigos viene de la infancia. Por algún motivo que para un adulto parece irrelevante, el niño vivió una experiencia desagradable. Algunos niños son realmente crueles mientras otros son muy sensibles. Desde ese momento el niño eligió separarse del resto de chicos. Ahora tiene una imagen negativa de si mismo, quizás ha interiorizado que no tiene valor o siente vergüenza por un rasgo físico.

 

 

Cuando surge una situación incomoda u otra persona del grupo hace un comentario hiriente, la primera reacción será abandonar para huir y hacer desaparecer lo que hace daño. Sin embargo aprender este tipo de reacción lleva a adultos inestables y no es eso lo que queremos para nuestros hijos. La mejor enseñanza que podemos darle para manejar estas situaciones, que siempre estarán en su vida, es enseñarle las herramientas necesarias para tolerar y manejar sin sufrir dolor.

 

 

Para corregir esta situación no basta una conversación con buenas palabras y la mejor intención. Habrá que construir el camino y puede suponer una larga tarea. El primer objetivo será guiarle hasta que recupere la autoestima, como primer paso para aydar a adolescentes sin amigos. Nadie quiere la compañía de una persona deprimida y menos otro adolescente.

 

 

Actividades para Conectar Adolescentes

Nadie conoce mejor a su hijo o hija adolescente que tu, hazte esta pregunta ¿Cómo puedo ayudarle a recuperar la fortaleza necesaria para afrontar un estado de ánimo bajo? Seguro que hay una actividad en la que el o ella encuentra la satisfacción suficiente para dejar atras los pensamientos oscuros. Durante ese rato estará más abierto a relacionarse con otros chicos de la misma edad, con los que tiene algo en común y puede convertirse en un grupo de amigos adolescentes.

 

 

Pregúntele qué le gustaría hacer. Algunos ejemplos efectivos para salir de la zona de confort pueden ser:

  • Actividades deportivas, preferiblemente en deportes en equipo.
  • Quizás él o ella prefiera actividades culturales, un grupo de teatro, pintura, cine o música.
  • Cursos sobre temáticas que le interesen: Informática, cocina, moda.

 

Busque un mentor para su hijo adolescente

Cuando parece que nada funciona, porque el adolescente se niega a participar de nuestras sugerencias, debemos recurrir a otro adulto para hacer esta tarea. Por supuesto debe hacerlo alguien de confianza para los padres y capaz de conectar con su hijo. Evite usted interpretar este paso como un fracaso personal, al contrario, demuestra que busca lo mejor para el adolescente.

 

 

El papel de mentor para su hijo adolescente puede desempeñarlo una persona desconocida o, quizás un hermano mayor, cualquier familiar, un amigo de la familia o un profesor. Esta persona debe conectar con el adolescente como alguien cercano y crear un entorno seguro, donde haya una comunicación sincera. El mentor debe saber escuchar de manera activa, sin interrumpir o hacer observaciones, cuando el pubescente decide confiar sus preocupaciones.

 

 

Aunque resulte complicado, el adulto debe evitar dar consejos o indicar qué debe hacer el adolescente. De esa forma se reduce el rechazo y evita percibirse como una posición de superioridad, algo que no toleran los adolescentes sin amigos. Principalmente debe escuchar con atención para permitirle expresar el problema, observando lo que dice y lo que no.

 

 

Muchas veces el propio adolescente encontrará la solución a sus propios problemas. Tenga en cuenta que para el, será la primera vez que se enfrenta a algo así. Eso no significa que sea incapaz de solucionarlo por si mismo. Cuando el adolescente solicite ayuda, será el momento de hacerle ver el asunto desde otro enfoque u ofrecerle varias soluciones. Le estaremos alentando a tomar su propia decisión. Cuando consiga mejorar su bienestar, estará abierto a los amigos.

 

Adolescentes y Autismo

Referencia: Understood

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!