Autismo durante la adolescencia

Un trastorno del espectro autista afecta a cada persona de manera diferente. El comportamiento de un adolescente autista puede calificarse como diferente al resto. Evitan a otras personas, mueven sus cuerpos de maneras inusuales, como por ejemplo, al dar la mano. Pueden repetir de memoria fragmentos de programas de televisión o películas. Cuando tu hijo llegue a la etapa adolescente, debe continuar su preparación para después de la escuela secundaria. ¿Dónde vivirá tu hijo cuando sea adulto? ¿Irá a la universidad o a la escuela de formación profesional? ¿Y trabajará? Estas son algunas preguntas que puedes hacerte.

 

imagen
El autismo puede complicar más el paso por la adolescencia

¿Cómo es un trastorno del espectro autista en un adolescente?

En adolescentes con trastorno del espectro autista, el cerebro desarrolla y utiliza la información de diversas maneras. Las personas con autismo nacen con él, y sus problemas suelen comenzar durante los primeros años. Es difícil para ellos relacionarse y comunicarse con otras personas. Se sienten más seguros cuando están solos.

Son muchos aspectos a tener en cuenta, pero los planes de desarrollo guiado pueden ayudar al adolescente autista. Con el cuidado y apoyo de la escuela, los médicos y las asociaciones de padres, pueden hacer la transición a la vida adulta lo más libres de estrés posible tanto para ti como para tu hijo.

En adolescentes con autismo menos severo pueden hablar y aprender. Pero pueden tener dificultad en algunos aspectos como a la hora de expresar sus sentimientos, pueden parecer insensibles.

– No dan demasiada importancia a los sentimientos ajenos y tampoco tienen habilidad para interpretarlos correctamente. Del mismo modo ocurre con el lenguaje corporal o las normas sociales, por ejemplo no identifican los signos de enfado o cansancio del interlocutor o mantienen una distancia física demasiado aproximada ante desconocidos.

– Pueden centrar sus temas de conversación a un solo asunto de manera recurrente, este asunto llega a convertirse en el centro de todo su interés.
– Suelen tener especial sensibilidad hacia ruidos estridentes, la luz del sol o reuniones multitudinarias.
Se sienten cómodos ante la rutina, los cambios les pueden desestabilizar.

¿Cuál es la causa del autismo?

A día de hoy, no es posible saber exactamente cuál es el origen. La causa más probable está asociada al ADN o problemas como infecciones y toxinas, que cambian la forma en que se desarrolla el cerebro. Las posibilidades de autismo aumentan al aparecer problemas durante el embarazo y el parto.

¿Tiene diagnostico el autismo?

Cuando los médicos revisan a niños o adolescentes se revisan entre otros, signos de autismo. Los propios padres pueden detectar que algo no va bien y comentarlo al médico. Por ejemplo, el niño a su edad debería hablar, pero no puede. O puede parecer que no le interesan las personas o que juega de maneras inusuales. Al llegar a la adolescencia surgen nuevas complicaciones añadidas a las habituales en adolescentes.

¿Cómo se trata el autismo en adolescentes?

No hay cura para el autismo, pero el tratamiento puede hacer la diferencia. Cuanto antes empiece el tratamiento, mejor. A través de la terapia, los niños con autismo aprenden el lenguaje, mejoran sus habilidades escolares y sociales. Durante la adolescencia surgen nuevos retos, los padres con ayuda especializada pueden conseguir excelentes resultados en independencia y autosuficiencia.

Dependiendo de cada caso, un programa de ayuda al adolescente con autismo puede incluir:

Entrenamiento para cultivar las habilidades sociales

Mejora del habla y el lenguaje

Entrenamiento para hacer sus tareas cotidianas como vestirse, ducharse y organizar sus estudios.

Técnicas de relajación, ayuda para centrar su atención al interlocutor o controlar la hiperactividad.

Durante la adolescencia se producen diversos cambios físicos y psicológicos que pueden ser más o menos difíciles de afrontar, es una etapa compleja del desarrollo en la que, un adolescente autista no está exento de estos cambios. Pero a diferencia de sus compañeros, es mucho más difícil de afrontar debido a dificultades añadidas para relacionarse con otros chicos de su edad, algo imprescindible a esas edades.

Las pequeñas diferencias que pueden tomarse como rasgos personales durante la niñez, pasarán a ser más llamativos al llegar la adolescencia. No obstante, un pequeño porcentaje consigue mejorar en la comunicación e interacción social. Muchos pueden buscar un grado de independencia y autosuficiencia, aunque esto no siempre se logra totalmente si se consigue mejorar.

¿Cómo afrontar el autismo en un adolescente?

Las personas con Trastorno del Espectro Autista presentan una amplia gama de signos y síntomas. Algunas personas con autismo se niegan a aceptar tener un trastorno autista, no consideran recibir ayuda. Quieren ser aceptados a pesar de ser diferentes de los demás.

Las personas con autismo suelen ser objeto de burlas o exclusión del entorno porque son diferentes. La intimidación y las burlas nunca son la forma correcta de tratar a otras personas, pero no todos los adolescentes tendrán suficiente madurez para hacer lo correcto. También es necesario recalcar, la dificultad que representa establecer amistad con un adolescente con autismo.

Sexualidad y autismo

Desafortunadamente, las personas con autismo son más propensas a ser acosadas sexualmente. Por lo tanto, es importante hablar con ellos sobre todos los pormenores relacionados con el sexo. Debemos tener presente la dificultad para aprender de los demás, por lo que escuchan o por imitación. El adolescente autista necesita ser informado específicamente sobre cada detalle. Por ejemplo, el toque apropiado e inapropiado de las partes íntimas y el comportamiento sexual.

El cuerpo de tu hijo también está madurando. Eso significa que el o ella, puede desear una relación romántica que involucre sexo. Si tu hijo quiere tener una relación de este tipo, haz que hable con su médico sobre cómo protegerse tanto del embarazo no deseado como de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Tener información fluida con los padres o educadores evitara errores por desconocimiento o tensiones innecesarias en las ya complicadas relaciones interpersonales y más en personas con dificultad para establecer vínculos, el punto débil en adolescentes con TEA.

 

Más información en: fespau.es

 

¿Quieres saber más sobre la adolescencia?

Deja un comentario