Consumo de Azucar en Adolescentes

Respecto al consumo de azúcar, la población infantil que va desde los 9 a 12 años es el grupo de edad con la mayor ingesta total de azúcares. El siguiente grupo con mayor consumo de azúcares añadidos son los adolescentes de entre 13 y 17 años. El amplio abanico de alimentos con azúcar añadido facilita un consumo inconsciente de este nutriente.

 

Los alimentos con mayor contenido en azúcares son todo tipo de leches, los chocolates, los zumos y néctares de fruta, las frutas, la bollería y pastelería industrial. Estos alimentos habituales para la mayoría de adolescentes, concentran el 60% de la ingesta diaria de azúcares.

imagen adolescente y azúcar

El azúcar en adolescentes y las Consecuencias

Es habitual ver en cualquier medio como la televisión o internet, anuncios de alimentos o refrescos donde los protagonistas son niños o adolescentes, felices de desayunar unos cereales o una bebida energética. Sin embargo ya sabemos que el consumo elevado de azúcares viene aparejado con varias complicaciones para la salud. La más llamativa es la obesidad, cada vez más presente en las sociedades occidentales. Pero más allá de la obesidad se pueden desarrollar diabetes, hiperinsulinismo o caries dental.

 

Estos productos con azúcar añadido, cuando son consumidos sin control durante la adolescencia, pueden llegar a alterar el circuito de recompensa del cerebro, creando adicción. Con el paso de los años, será necesario aumentar el consumo para alcanzar el mismo nivel de satisfacción. Evidentemente esto se traduce en problemas de sobrepeso u obesidad durante la adolescencia o ya en la edad adulta.

 

Abuso del Azúcar en la Dieta de Adolescentes

Abusar en el consumo de productos con alto contenido en azúcar como las bebidas azucaradas, está directamente asociado con la obesidad en adolescentes, el desarrollo de la diabetes y la aparición de caries dental. Podemos encontrar azúcares libres añadidos a alimentos y bebidas durante el proceso de elaboración, pero también se encuentran en alimentos como la miel, zumos y concentrados de frutas.

 

El aumento constante de sobrepeso en niños y adolescentes, deja a las claras la falta de una educación a la hora de alimentarse y adoptar unos buenos hábitos alimenticios en las familias. Está arraigado el abuso del azúcar en las dietas infantiles y juveniles, aunque con distintos alimentos.

 

Haciendo una ingesta de alimentos equilibrada compuesta por cereales, legumbres, frutas, verduras y lácteos, estaremos cubriendo las necesidades nutricionales de nuestro organismo. Estos productos contienen, de forma natural, azúcares simples como lactosa y fructosa, combinados con otros componentes imprescindibles como vitaminas, minerales, antioxidantes, proteínas y fibra. Eso los convierte en alimentos esenciales a incorporar en cualquier dieta.

 

Cómo Reducir el Consumo de Azúcar

Si entendemos cómo la alimentación influye en el funcionamiento de nuestro organismo, para bien o para mal, del mismo modo lo es durante la etapa tan importante como la del crecimiento. Los alimentos contienen los ingredientes que sirven de combustible en el desarrollo del cuerpo y cerebro del niño o adolescente. Una correcta nutrición es determinante en un crecimiento sano del cuerpo y evolución intelectual.

En los desayunos: Debemos evitar la bollería y cereales azucarados por el pan o cereales integrales y yogur natural con frutas, a ser posible enteras.

Para las comidas y cenas: Pescado, carne y legumbres. Evitar en lo posible los fritos o hacer raciones más pequeñas y acompañarlas con productos de la huerta.

Postres, meriendas y almuerzos: Yogur (sin azúcar), leche, fruta entera, pan con pechuga de pavo.

 

Hábitos Recomendables en Adolescentes Respecto al Azúcar

El ejercicio debe formar parte en la rutina de cualquier persona y la adolescencia como etapa de desarrollo físico e intelectual es crucial. La práctica habitual de deporte en un adolescente aporta grandes beneficios, entre otros ayudando a consumir calorías.

 

Adquirir el hábito de leer las etiquetas de los productos que consumimos. Suele ser motivo de sorpresa comprobar como algunos alimentos considerados como sanos tienen un alto contenido en grasas o azúcares. También podemos hacer una búsqueda en la web.

 

Evitar consumir habitualmente bebidas azucaradas. Aquí entran los zumos de fruta, los refrescos y las bebidas energéticas. Por ejemplo: Una lata de bebida energética contiene el equivalente a 13 terrones de azúcar.

 

Siempre que sea posible, consumir alimentos caseros y evitar los industriales. En una masa de pizza o un postre casero conocemos los ingredientes mientras en los industriales no vienen todos en el etiquetado.

 

Aunque con los adolescentes a veces puede ser complicado reducir el consumo de azúcar, la clave es la moderación.

Quizás te interese: Adolescentes y Padres

Referencias

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!