Desarrollo del Adolescente

El desarrollo del adolescente se encuadra durante el periodo comprendido entre la infancia y el joven adulto. Durante este proceso se desarrollan importantes cambios físicos y sociales. Los cambios físicos se engloban en un proceso denominado pubertad, cuya principal misión es el desarrollo de los órganos sexuales. Los cambios sociales son los más problemáticos para él y sus padres, ya que el adolescente dejará de tenerles como referente, produciéndose un distanciamiento emocional de ellos. Vamos a ver más detalles de cómo se produce el desarrollo durante la adolescencia.

imagen evolución del adolescente

El desarrollo de la adolescencia se produce durante la transición entre el niño y el adulto. En este proceso se desarrollan importantes cambios físicos y sociales. Los cambios físicos se engloban en un proceso denominado pubertad, cuya principal misión es el desarrollo de los órganos sexuales. Los cambios sociales son los más problemáticos para la relación entre el hijo y sus padres, ya que el adolescente dejará de tenerles como referente, produciéndose un distanciamiento emocional con ellos. Vamos a ver más detalles de cómo se produce el desarrollo durante la adolescencia.

 

Desarrollo Físico y Psicológico del Adolescente

Hablando en términos generales el desarrollo de la adolescencia comenzará cuando aún son niños de unos 10 años y terminará cuando estos niños ya sean jóvenes adultos de hasta 20 años. El final de la adolescencia suele variar dependiendo de las circunstancias personales o el entorno social. Este proceso se divide en tres periodos: preadolescencia, adolescencia y adolescencia tardía. También podemos distinguir entre niños y niñas, ya que las diferencias físicas y psíquicas producen diferentes ritmos de desarrollo físico e intelectual.

 

Los cambios físicos pueden llevarles a desarrollar complejos y dificultades para relacionarse en su entorno. Cuando estos cambios no son bien asimilados se convierten en su máxima preocupación y aquí es donde los padres pueden ayudarles a comprender que forman parte de algo natural. También puede ser útil para ellos sentir que no están solos y pueden contar con sus padres cuando lo necesiten.

 

Respecto a los cambios psicológicos quizás el más importante es el desarrollo de la independencia sobre los padres y este distanciamiento se produce mientras se centran en crear una red de amistades con otros adolescentes de su entorno. En algún momento medirán su valor por el éxito de popularidad en su entorno social. Gracias a estas relaciones aprenden a relacionarse con otros, crear nuevas amistades o perderlas.

 

Los Padres Ante el Desarrollo de su Hijo Adolescente

Una de las fuentes de conflictos entre los padres e hijos surge cuando no aceptan que el niño se ha convertido en adolescente. Algunos padres interpretan el nuevo comportamiento como una provocación que deben sofocar para evitar que se repita, cuando en realidad no hay forma de pararlo. La función de los padres es la de acompañarles dándoles soporte y guiándoles lo mejor que sepan en este aprendizaje de niño a adulto.

 

Aunque los adolescentes no son conscientes de ello, uno de los conceptos que les ofrecen seguridad son los límites y restricciones. Estos les ofrecen el marco de su estructura mental, por el momento muy básica. A pesar de sus quejas, las normas constituyen el mapa donde situar lo que está bien de lo que no.

 

Uno de los rasgos característicos en el desarrollo de un adolescente es su búsqueda por sobrepasar los límites. Es habitual interpretar este comportamiento como un ataque a la autoridad de los padres, pero no es más que la herramienta para forjar la identidad propia, midiendo su capacidad. Este comportamiento irá remitiendo durante la adolescencia tardía, cuando el joven vuelve a integrarse a la familia con normalidad.

 

Relación con Amigos y Parejas Sentimentales

En este apartado resulta interesante observar la evolución del adolescente. Durante el primer periodo el interés del adolescente se centra en los amigos del mismo sexo, captando todo su interés y convirtiéndolos en su referente. Durante este estado no se admiten las diferencias personales, tendiendo a la imitación. Estos hábitos pueden ser positivos o negativos, dependiendo del entorno.

 

Durante la adolescencia media el adolescente trata de independizarse aún más de los padres. Su mundo se encuentra entre sus amigos, ahora de ambos sexos, adoptando el lenguaje, la forma de vestir y las costumbres del grupo. Durante este periodo algunos adolescentes tienden a considerarse “inmortales” en el sentido de tomar riesgos porque consideran que a ellos no les va a pasar nada. Puede ser el contexto de tomar contacto con la droga, tabaco, alcohol o actividades deportivas tomando riesgos innecesarios.

 

Para la parte final del desarrollo adolescente, desciende el interés por el grupo de amigos, ahora se centra en los amigos con los que tiene mayor afinidad. Ya ha dejado de explorar límites y tiene una idea de quién es y dónde quiere llegar. Está más relajado y receptivo a las indicaciones de los padres, aun cuando no esté de acuerdo su reacción será más calmada. En este periodo comienzan las primeras relaciones sentimentales serias, que también serán un aprendizaje vital.

 

Como hemos comentado más arriba, este periodo de transición forma parte del salto que debe dar cualquier niño al llegar a la edad de la pubertad para convertirse en un adulto. La función de los padres es acompañarles y ayudarles siempre que lo necesiten, evitando en lo posible la confrontación, puesto que solo servirá para alejarlo más.

 

Saber más sobre: Problemas habituales en los adolescentes

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!