Poner Límites a tu Hijo Adolescente

En la educación de los niños una parte fundamental es poner límites en todos los ámbitos de tu hijo adolescente. Ya sabrás que la naturaleza del adolescente es tratar de saltarse los límites que los adultos establezcan. Sí, puede ser agotador solo pensarlo, pero es imprescindible para un correcto desarrollo del adolescente.

 

En algunos momentos lo observas y echas de menos a aquel niño que venía a tus brazos cuando tenía miedo o al que leías un cuento antes de ir a dormir. Se ha convertido en un adolescente descubriendo el mundo por su cuenta. En los peores momentos ni siquiera te escuchará cuando le hablas. En este momento necesita alejarse de los padres.

 

Precisamente en este contexto parece más complicado establecer límites y más aún conseguir cumplirlos. Esta tarea puede ser el mayor reto al que te enfrentes en este momento.

imagen poner límites adolescentes

Cómo poner límites en adolescentes

Aunque no son conscientes de ello, los adolescentes se sienten mejor cuando tienen una estructura de normas y límites claros. Ten en cuenta que su mundo interior se está transformando del niño al adulto. Conviven en él, muchos cambios que pueden llegar a agobiarles. Tener unos padres que pongan límites claros facilita al adolescente un marco o guía al que agarrarse.

 

Unos límites claros enseñan al adolescente que tienen responsabilidades y que sus acciones van a tener consecuencias. De esta manera construyen un mapa mental de su lugar en la sociedad, en qué lugar están y que no pueden hacer lo que quieran porque todo tiene consecuencias. Este proceso es muy importante en el desarrollo de un adulto, por lo tanto, debes poner todo el empeño.

 

Haz que tu hijo se responsabilice de sus actos

En el mundo de los adultos, los actos tienen consecuencias que debemos afrontar. En este periodo tu hijo o hija, necesita descubrir el mundo sin la protección de sus padres. Uno de los primeros aprendizajes debe ser a afrontar las consecuencias de sus decisiones. Las consecuencias son el resultado de haber elegido actuar de una manera determinada.

 

Mantenerte Firme y Consistente en los Límites

Cuando al aplicar los límites y las reglas al adolescente, en algunas ocasiones los mantenemos, pero en otras no, perderán efectividad. Debes ser firme con actitud segura, evitando los gritos o una actitud violenta. Toma el tiempo necesario en explicar las veces que sea necesario, que las reglas no van a cambiar.

Probablemente, este es uno de los puntos donde más frecuentemente los padres comenten más errores al establecer límites a los adolescentes. No sirve de nada que establezcas límites si no vas a hacerlos cumplir de forma consistente. Es habitual, que los padres apliquen bien los límites, pero por tener muchas cosas que atender u otras preocupaciones, salgan del paso cediendo ante el adolescente, porque resulta más cómodo en ese momento.

Si actúas así, habrás perdido mucha autoridad que te costará recuperar. Todos podemos tener momentos complicados donde se acumulan demasiadas obligaciones. En estos casos, antes de claudicar, debemos buscar otras soluciones como posponer la decisión o intentar delegar en tu pareja.

 

 Darles órdenes concretas

Al establecer normas o límites no podemos utilizar expresiones interpretables, lo que nosotros entendemos que tienen lógica. Para el adolescente “portarse bien” no significa lo mismo. Las normas deben entenderse de manera sencilla y no dejar margen de interpretación. Preferentemente, frases cortas con acciones precisas.

 

 Explicarles las normas o límites

Si empleas el tiempo necesario en explicar a tu hijo adolescente el por qué de las normas y límites, evitarás tener que discutirlas constantemente. Aunque sea a regañadientes entenderán la lógica y las aceptarán antes. Es interesante hacer hincapié en que se establecen porque es mejor para ellos. Por ejemplo, tener un horario para acostarse y levantarse o para hacer los deberes o las tareas en casa, permiten establecer tiempo para las actividades que a él o ella le gustan.

 

Controlar siempre nuestras emociones

En muchas situaciones es complicado, pero es importante controlar las emociones. Incluso cuando tu hijo se porta fatal y no quiera cumplir los límites establecidos. Debes mostrar calma pero manteniéndote inflexible con las normas. De esta manera evitas elevar más aún el tono de la discusión y mantienes tu autoridad. Intentar razonar con él, aunque no entre en razón, pero evitar gritarle.

 

¿Qué hacer si tu hijo incumple los límites?

De nada sirve establecer límites a tu hijo adolescente si al incumplirlos no hay consecuencias. Una de las principales enseñanzas es que cuando las normas se rompen, es normal que haya alguna consecuencia. Esta consecuencia debe ser proporcional para el límite que haya incumplido.

 

Siempre que sea posible, las consecuencias deben estar relacionadas con lo que el adolescente ha hecho. Pongamos el caso de que el adolescente ha estado jugando con la videoconsola (enlace) durante el tiempo de hacer los deberes, en ese caso una consecuencia apropiada podría ser reducir el tiempo de uso para la consola.

 

Quizás te interese: Psicología y adolescentes

Adicción a Videojuegos en Adolescentes

Los videojuegos son dispositivos electrónicos de ocio muy populares a todas las edades, aunque son los adolescentes el colectivo que hace un uso más intensivo, llegando a aparecen casos de adicción a videojuegos en adolescentes. Los adolescentes pueden acceder a los videojuegos desde el ordenador, la videoconsola, la tableta o el móvil. Pueden jugar en solitario o con otros compañeros mediante una conexión a internet, de forma masiva o múltiple.

 

Las investigaciones apoyan que en general, los juegos poseen un papel fundamental en el desarrollo socioemocional o cognitivo del adolescente y como modulador de las emociones. Jugar con otras personas favorece el fortalecimiento de las relaciones sociales, primero con los miembros de su familia y después con los amigos. Ayudan a mejorar la concentración, a resolver problemas, la creatividad y mejora las capacidades motoras.

 

Sin embargo, el imaginario colectivo ha interiorizado que los videojuegos tienen un impacto negativo en los adolescentes. Como en todas las creencias es esencial identificar la realidad de estas percepciones, aislando los mitos de lo real. Como punto de partida, como ocurre con el resto de las tecnologías, lo importante es considerar el uso que se hace de ellas e identificar los efectos que tienen en nuestra vida.

imagen adicción videoconsola adolescente

En la actualidad los adolescentes se encuentran totalmente expuestos a las tecnologías y a los medios de difusión y múltiples redes sociales. Una par de décadas atrás, era la televisión la que acaparaba la atención de los niños, en la actualidad son multitud de dispositivos, canales de televisión, musicales, internet, teléfonos móviles y videojuegos.

 

Multitud de estudios avalan que los videojuegos pueden causar beneficios y perjuicios en el desarrollo cognitivo, social y conductual tanto para adultos como en adolescentes, aunque es con adolescentes donde pueden surgir complicaciones.

 

Posibles Peligros de los Videojuegos en Adolescentes

Los juegos son una actividad lúdica positiva con muchos beneficios para niños y adolescentes, pero pueden convertirse en un peligro cuando aparece una conducta adictiva. Podemos identificarlo cuando interfiere en las relaciones familiares, afectivas o académicas. Suele ir acompañado de un cambio en el comportamiento, al mostrar obsesión por jugar a los videojuegos. Cuando el adolescente muestra rasgos de tristeza, está irascible o ansioso cuando no se le deja jugar, debemos prestar especial atención por si fuera necesario tomar medidas.

 

Si observamos como el adolescente deja de estar interesado en actividades que antes le gustaban para centrarse en los videojuegos, miente sobre la cantidad de horas que está con la consola o utiliza los videojuegos para evadirse del mal humor, pueden ser señales de un comportamiento peligroso.

 

Por otro lado, según los expertos la gran mayoría de adolescentes que juegan a videojuegos no se vuelven adictos o llega a desarrollar trastornos de importancia, salvo por cortos periodos donde la novedad les lleva a situarlo en el centro de su atención. En este caso no debemos preocuparnos, ya que esto no supone un riesgo para el adolescente. Solo cuando los videojuegos empiezan a interferir en las actividades cotidianas del adolescente, hay que estar alerta para actuar.

“Es importante examinar el contenido de los videojuegos, como el grado de violencia, el tipo de lenguaje o las escenas de sexo. Los adolescentes son susceptibles de desarrollar un trastorno adictivo, tienen menor capacidad de manejar sus impulsos.”

Otro de los peligros de los videojuegos puede aparecer porque en muchos de estos juegos se interactúa jugando en red, conectados con otras personas conocidas o no, lo que permite a niños y adolescentes tener conversaciones con desconocidos de su edad o adultos. Es necesario que los padres presten atención a las relaciones que construyen sus hijos dentro de este canal.

 

Vigilar el Contenido de los Videojuegos para Adolescentes

Por otro lado, aunque algunos juegos tienen contenido educativo, muchos videojuegos populares promueven la violencia contra seres humanos o animales. Otros de manera velada o explicita tienen contenido sexual o contienen estereotipos que refuerzan ciertos estigmas negativos. En este sentido, diferentes estudios entre adolescentes muestran como los chicos dedican más horas y tienen mayor tendencia a problemas indicativos de dependencia que las chicas.

 

Es sabido que el abuso de la tecnología en general y de los videojuegos en particular, puede perjudicar el rendimiento escolar. Las encuestas realizadas entre adolescentes usuarios recurrentes de videojuegos leen en promedio un 30% menos que niños que no los utilizan. Además, reducen en un 34% el tiempo dedicado a hacer las tareas escolares, comparado adolescentes que no juegan con videojuegos.

Efectos Negativos de los Videojuegos en Adolescentes

Aunque cierto número de estudios han demostrado como algunos videojuegos pueden mejorar la capacidad cognitiva, la capacidad para resolver problemas y procesar información de manera ágil, otras voces autorizadas alertan sobre los posibles riesgos de este tipo de prácticas.

 

La mayoría de niños, adolescentes y adultos emplean los videojuegos como una forma de diversión, una forma de escaparse de la rutina diaria y evadirse. Este hábito es tan saludable como cualquier otro mientras no genere dependencia psicológica. Cuando es un recurso para escapar a los problemas o el hecho de no jugar supone un cambio del estado de ánimo con comportamientos agresivos y pérdida de control, estamos ante una adicción.

 

Un efecto negativo consecuencia del anterior del uso de los videojuegos desmedido es la disminución del rendimiento académico, menor interés por las relaciones sociales y conflictos con los adultos con los padres. Algunos videojuegos pueden transmitir valores en el adolescente después de muchas horas, poco recomendables, cuando el adolescente no llega a separar la vida real del juego.

adolescente jugando con consola

 

¿Qué Pueden Hacer los Padres Ante un Problema con Videojuegos?

Aunque los estudios no aportan datos fiables para confirmar la existencia de un trastorno adictivo grave y persistente relacionado con los videojuegos adquirido durante la adolescencia, si es habitual durante un corto periodo, mayoritariamente en varones. Desde el punto de vista clínico se debe distinguir entre incidentes puntuales más o menos prolongados y una verdadera adicción a los videojuegos.

 

Nadie mejor que los padres para supervisar el tiempo que pasan sus hijos adolescentes con los videojuegos. Para detectar si existe un problema, deben aprender a reconocer alguna de las señales que supongan conductas adictivas y tomar alguna de las medidas recomendadas cuanto antes.

 

  • Si es posible, jugar con él para mantener viva la comunicación y, por otro lado, asegurarnos del contenido, lenguaje o nivel de violencia y si es apropiado para su nivel de madurez. Otra forma de averiguarlo es buscando las reseñas del juego en internet.
  • Siempre que sea posible, instalar el dispositivo ya sea PC, consola, donde juegue en habitaciones comunes, tratamos de evitar que se aíslen en su habitación.
  • Poner un horario para los videojuegos y asegurarnos de cumplirlo sin excepciones. Por ejemplo dos horas al día después de hacer sus tareas. Cuando establecemos normas no deben pasarse por alto o dejaran de tener sentido.
  • Combinar los videojuegos, aunque interactúe con otras personas en red, con actividades en vivo en las que pueda interactuar con otras personas. Por ejemplo actividades extraescolares o los deportes.

 

Debemos interiorizar que el uso de los videojuegos en la vida de un adolescente es muy habitual, por lo tanto aceptarlo. Lo recomendable no es tratar de erradicarlos, sino tratar de modular un empleo equilibrado y sano de ellos. Los videojuegos no son un problema mientras no aparezcan comportamientos agresivos o conductas adictivas.

 

Si detectas un problema con la videoconsola y no sabes cómo afrontar la situación, empieza comentándolo a otros padres que hayan pasado por esta circunstancia, profesores o en última instancia a un profesional de la psicología especializado en adolescentes o adicciones.

 

Quizás te interese: Redes sociales y Adolescentes

Un Hijo Educado Y Capaz

¿Qué es para ti, un hijo educado? Seguramente, la mayoría diría que:

“El que me obedece”

“El que se sabe comportar, no discute con los demás”

“El que no hace nada que me avergüence”

Sin embargo, realmente ¿en qué clase de adulto lo convertirá eso en un futuro? Si es una persona obediente, y una vez tú ya no estés en su vida ¿A quién obedecerá? Puesto que no le has permitido aprender a decidir por sí mismo, sino a hacer lo que se le dice, necesitará una persona a la que obedecer ¿Quién será y qué intereses tendrá?, ¿La educación de tu hija/o?, ¿Su bienestar? Es mejor no dejar algo así al azar.

imagen adolescentes educados y capaces

 

Enseña a tu Hijo Adolescente a Tener sus Propias Ideas

Si no enseñas a tu hijo a manifestar sus ideas siempre con respeto a los demás, porque es de “buena educación” no discutir, lo estarás condenando a no valorar su propia opinión. Es decir su autoestima no sería positiva y además acabaría por no interesarse por la opinión de los demás. Sin esta herramienta social de comunicación se condicionaría su capacidad para construir vínculos en su entorno. Esto mermará su desarrollo pues no aprenderá a argumentar y negociar.

Las personas con esa forma de actuar terminan siendo inseguras, con miedo a los cambios, a lo nuevo.

Básicamente estarás educando a un ser inmaduro, que como no ha aprendido a relacionarse adecuadamente, se convertirá en una víctima o un agresor. (Considerando que los demás son los responsables de todo, los “culpables”). Ellos no toman decisiones, por tanto no se consideran a sí mismos responsables de nada, luego no tienen que hacer nada, ni nada es responsabilidad suya. Las personas con esa forma de actuar terminan siendo inseguras, con miedo a los cambios, a lo nuevo.

 

Educar es Prepararlo Para Convertirse en un Adulto Feliz, Equilibrado y Exitoso

¿Cómo lo harás? ¿Qué criterio seguirás para darle una buena educación a tu hijo?

 

Si nos guiamos por la educación recibida por nosotros, es decir una educación a otras personas (Tus hijos por mucho que se parezcan a ti, son personas diferentes) y en otra época (el entorno no para de cambiar), lo normal es cometer errores.

 

Si intento que mi hija/o aprenda de una forma contraria a como lo hace su cerebro, sus necesidades o personalidad propia, no aprenderá. Si imponemos al adolescente una forma de ser y comportarse, solo memorizará lo que tiene que hacer en tu presencia para no tener problemas contigo.

 

Si ninguneo su emoción, no se sentirá capaz, merecedor. Es decir si le digo que no se enfade, que no debe sentir miedo, pero me río de sus intereses y opiniones le estoy diciendo que no es bueno, que no vale. Y si sus padres le dicen de mil formas incluidas palabras que no es bueno, él o ella creerán que no son buenos. Este tipo de persona pierde la iniciativa, no se moverá, no aprenderá, no crecerá. Siempre serán seres dependientes de alguien “más fuerte”.

 

Permite al Adolescente Explorar en su Entorno

Somos mamíferos, esto implica que el único criterio válido es el NATURAL. Todos los mamíferos hembras en los primeros meses de gestación generan hormonas que los preparan para sentir un amor protector hacia esas crías que van a traer al mundo.

 

Observa pues a cualquier mamífero: perros, elefantes, vacas… ¿Cómo se aseguran ellos de que sus hijos van a poder vivir sin ellos? Que van a ser autónomos ¿Cómo los preparan para desenvolverse mientras son unos cachorros que dependen de ellos?

 

Les permiten explorar en su entorno, para que aprendan cómo conseguir sus objetivos, que se adapten. Aprender a actuar ante las amenazas, como los depredadores. A relacionarse con sus hermanos, con el resto de la manada. Desarrollar habilidades para la búsqueda de alimento, con un riesgo controlado, evitando que mueran en el intento, puesto que no tienen experiencia.

 

Una vez hemos entendido nuestra parte animal, como humanos debemos interiorizar que la clave del éxito en el desarrollo de nuestro hijo/a adolescente, es usar nuestra parte cerebral única y exclusivamente humana “El Cerebro superior” para gestionar la animal.

 

Enseña a tu Hijo Adolescente a Pensar por sí Mismo

Puedes seguir estos 5 pasos:

1-Fíjate en tus emociones, conócete: ¿Cuándo te enfadas?, ¿Qué te hace feliz? ¿Qué te entristece?, ¿Qué gestos manifiestan estas emociones? Enséñale a pensar en esto. No le hagas sentir mal por sus emociones, son inevitables. Gracias a ellas hemos sobrevivido como especie. Pero enséñale a gestionarlas.

 

2-Gestiona tus emociones: ¿Qué ocurre cuando te enfadas?, ¿Cuándo lo manifiestas?, ¿Cuál es objetivo que tienes cuando lo haces?, ¿Lo consigues?, ¿Se te ocurre alguna forma de reaccionar de forma diferente para conseguir ese mismo objetivo? Que la razón entre para dominar la emoción.

 

3-Entonces si eres concienzudo, perseverante, se te dan bien las ciencias y te formas: ¿Podrías llegar a ser arquitecto? Claro= AUTOMOTIVACIÓN. Tu hijo una vez se conozca y sepa gestionar su parte animal, se sentirá capaz de alcanzar cualquier objetivo que se plantee. Para evitar frustraciones debemos evaluar si este está en la línea de sus capacidades, haciendo el esfuerzo oportuno. Por eso es tan importante ser muy realista, muy honesto a la hora de conocerse (paso 1) y evitar de este modo el plantear expectativas, objetivos no acordes con sus capacidades. Suelen ser muchas más de las que se observan a primera vista o las que la familia le asigna a cada adolescente, ”el cartel que se nos cuelga” desde niños.

 

4-Enseñarle a ponerse en el lugar de los otros. Empatía. Piensa: ¿Por qué esta persona hizo eso?, ¿Qué pensará?, ¿Qué otras experiencias habrá tenido que me pueda ser útil conocer?, ¿Puede que queramos lo mismo?, ¿Qué significa esa expresión facial?, ¿Ese tono de voz? Entender a los demás, leer los gestos de nuestro interlocutor, nos permite negociar con ellos de una forma inteligente, para alcanzar nuestros objetivos, sin dañar a nadie. Llegar a acuerdos satisfactorios, tomando las riendas de nuestra vida.

 

5-Habilidades sociales: Para tener una familia sana, para montar una empresa, para conseguir un trabajo, tener buenos amigos; necesitamos saber cómo relacionarnos con los demás. De este modo conseguimos que estos quieran estar, vivir, trabajar con nosotros. Esto implica saber consolar al afligido, mantener una conversación, saber presentarse, saber cuando ceder o decir que no.

Todos necesitamos un grupo de apoyo, más allá de la familia.

 

Fomenta las Habilidades Sociales en tu Hijo Adolescente

Cuando nuestro hijo/a adolescente haya aprendido a desarrollar estos 5 pasos, será capaz de, mediante unas interrelaciones sanas, cumplir sus expectativas de vida. En ese caso podremos decir que hemos cumplido una de las funciones más importantes como padres: prepararlos para vivir su propia vida, habiéndose convertido en su mejor versión. La capacidad de manejar estas herramientas sociales debe haberse adquirido hacia el final de la adolescencia. Gracias a estas habilidades, encontraremos obstáculos, tendremos dudas, pero nunca tiraremos la toalla. Tu hijo tendrá todo lo necesario.

 

Aunque tu hijo haya llegado a “esa edad” en la que rechaza todo lo que le propones, se sienten obligados a rechazar antropológicamente a los padres, NOS NECESITAN. Cuando tengas dudas sobre la educación de tu hijo, preguntate ¿Cuál es el criterio natural en este caso?, ¿Cómo funciona su cerebro?, ¿Qué necesidad está buscando satisfacer? Esta reacción mía ¿facilita su madurez?

Pilar García Gil – Coach familiar.

Puedes ver más contenido de Pilar en su canal de Youtube

Quizás te interese: Cómo poner límites a tu hijo adolescente

Consumo de Azúcar en Adolescentes

Respecto al consumo de azúcar, la población infantil que va desde los 9 a 12 años es el grupo de edad con la mayor ingesta total de azúcares. El siguiente grupo con mayor consumo de azúcares añadidos son los adolescentes de entre 13 y 17 años. El amplio abanico de alimentos con azúcar añadido facilita un consumo inconsciente de este nutriente.

 

Los alimentos con mayor contenido en azúcares son todo tipo de leches, los chocolates, los zumos y néctares de fruta, las frutas, la bollería y pastelería industrial. Estos alimentos habituales para la mayoría de adolescentes, concentran el 60% de la ingesta diaria de azúcares.

imagen adolescente y azúcar

El azúcar en adolescentes y las Consecuencias

Es habitual ver en cualquier medio como la televisión o internet, anuncios de alimentos o refrescos donde los protagonistas son niños o adolescentes, felices de desayunar unos cereales o una bebida energética. Sin embargo ya sabemos que el consumo elevado de azúcares viene aparejado con varias complicaciones para la salud. La más llamativa es la obesidad, cada vez más presente en las sociedades occidentales. Pero más allá de la obesidad se pueden desarrollar diabetes, hiperinsulinismo o caries dental.

 

Estos productos con azúcar añadido, cuando son consumidos sin control durante la adolescencia, pueden llegar a alterar el circuito de recompensa del cerebro, creando adicción. Con el paso de los años, será necesario aumentar el consumo para alcanzar el mismo nivel de satisfacción. Evidentemente esto se traduce en problemas de sobrepeso u obesidad durante la adolescencia o ya en la edad adulta.

 

Abuso del Azúcar en la Dieta de Adolescentes

Abusar en el consumo de productos con alto contenido en azúcar como las bebidas azucaradas, está directamente asociado con la obesidad en adolescentes, el desarrollo de la diabetes y la aparición de caries dental. Podemos encontrar azúcares libres añadidos a alimentos y bebidas durante el proceso de elaboración, pero también se encuentran en alimentos como la miel, zumos y concentrados de frutas.

 

El aumento constante de sobrepeso en niños y adolescentes, deja a las claras la falta de una educación a la hora de alimentarse y adoptar unos buenos hábitos alimenticios en las familias. Está arraigado el abuso del azúcar en las dietas infantiles y juveniles, aunque con distintos alimentos.

 

Haciendo una ingesta de alimentos equilibrada compuesta por cereales, legumbres, frutas, verduras y lácteos, estaremos cubriendo las necesidades nutricionales de nuestro organismo. Estos productos contienen, de forma natural, azúcares simples como lactosa y fructosa, combinados con otros componentes imprescindibles como vitaminas, minerales, antioxidantes, proteínas y fibra. Eso los convierte en alimentos esenciales a incorporar en cualquier dieta.

 

Cómo Reducir el Consumo de Azúcar

Si entendemos cómo la alimentación influye en el funcionamiento de nuestro organismo, para bien o para mal, del mismo modo lo es durante la etapa tan importante como la del crecimiento. Los alimentos contienen los ingredientes que sirven de combustible en el desarrollo del cuerpo y cerebro del niño o adolescente. Una correcta nutrición es determinante en un crecimiento sano del cuerpo y evolución intelectual.

En los desayunos: Debemos evitar la bollería y cereales azucarados por el pan o cereales integrales y yogur natural con frutas, a ser posible enteras.

Para las comidas y cenas: Pescado, carne y legumbres. Evitar en lo posible los fritos o hacer raciones más pequeñas y acompañarlas con productos de la huerta.

Postres, meriendas y almuerzos: Yogur (sin azúcar), leche, fruta entera, pan con pechuga de pavo.

 

Hábitos Recomendables en Adolescentes Respecto al Azúcar

El ejercicio debe formar parte en la rutina de cualquier persona y la adolescencia como etapa de desarrollo físico e intelectual es crucial. La práctica habitual de deporte en un adolescente aporta grandes beneficios, entre otros ayudando a consumir calorías.

 

Adquirir el hábito de leer las etiquetas de los productos que consumimos. Suele ser motivo de sorpresa comprobar como algunos alimentos considerados como sanos tienen un alto contenido en grasas o azúcares. También podemos hacer una búsqueda en la web.

 

Evitar consumir habitualmente bebidas azucaradas. Aquí entran los zumos de fruta, los refrescos y las bebidas energéticas. Por ejemplo: Una lata de bebida energética contiene el equivalente a 13 terrones de azúcar.

 

Siempre que sea posible, consumir alimentos caseros y evitar los industriales. En una masa de pizza o un postre casero conocemos los ingredientes mientras en los industriales no vienen todos en el etiquetado.

 

Aunque con los adolescentes a veces puede ser complicado reducir el consumo de azúcar, la clave es la moderación.

Quizás te interese: Adolescentes y Padres

Referencias

Moda para Adolescentes

Muchos adolescentes están obsesionados por la moda. Es como un potente imán que les atrae con una fuerza difícil de controlar. Precisamente los creadores de moda son conscientes de ello, los adolescentes necesitan manifestarse a través de las prendas que llevan puestas y se aprovechan. La moda para adolescentes es un mercado seguro porque ellos siempre están dispuestos a cambiar. Sin poder evitarlo los jóvenes son moldeados a la moda del momento.

 

 

Sí, la moda del momento les hace vestirse de una determinada manera, adaptar su tipo de peinado al que se lleva, hacerse un piercing o tatuarse. También se identifican en el grupo cuando escuchan el mismo tipo de música, consumir las mismas redes sociales y hablar usando el mismo código. El adolescente puede entusiasmarse por una prenda que está de moda con la misma facilidad con que la abandonará cuando deje de estarlo.

imagen moda en adolescentes

Adolescentes y Moda

Aunque para los padres suele ser algo difícil de aceptar, la moda es un elemento crucial en la vida de gran parte de los adolescentes. Una razón para ello es cuando la moda es una forma de comunicación y de desarrollo muy eficaz. En algunos casos también una manera de mostrarnos rebeldía. Como aspecto positivo podemos aceptar los conflictos por la ropa o el aspecto físico, aunque provoque constantes conflictos, no suelen tener mayor importancia porque no afectan significativamente al desarrollo personal del adolescente.

 

 

Evitar o disminuir esos conflictos es posible si los padres lo afrontan adecuadamente. En el momento vital en que se encuentran, la ropa de moda suele convertirse en la gran aliada de los adolescentes. La forma de vestirse se convierte en un código para identificar la forma de ser. Para un chico o chica adolescente que busca adquirir una identidad es crucial ponerse una cosa u otra, incluso ponerse cualquier cosa tiene su razón de ser. Aunque ellas comienzan antes, la preocupación por la ropa o el aspecto físico también les llega a ellos, pero en menor medida.

 

La Moda como un Código en Adolescentes

Para un adolescente ir a la moda se interpreta como ir a su manera, marcando la distancia con los adultos. La moda juvenil les permite identificarse con su grupo y reivindicar su oposición a las normas de los adultos. Ponerse unos pantalones caídos o gastados, sudaderas enormes o ceñidas con dibujos, tops que no cubren el ombligo, pasar horas en el baño retocando una y otra vez el peinado hasta alcanzar algo exótico, pasa convertirse en una forma de expresar su identidad.

 

 

Los adolescentes utilizan la moda como un sistema de signos para comunicarse con sus iguales. Otros jóvenes de su edad con quienes comparten un mismo código. Los adultos no entienden del mismo modo ese lenguaje, por eso no suelen entenderse con sus hijos. La moda a esta edad deriva en fuente de conflictos entre padres y adolescentes.

 

Cómo Hablar con un Adolescente Sobre la Moda

Seguramente al tratar de hacer cambiar de opinión a un adolescente sobre una prenda de moda o cualquier aspecto de su vestimenta, puede surgir un conflicto. Aunque en algunas ocasiones sea complicado, la forma de hablar con el adolescente debe ser entre iguales, apelando al razonamiento. Cuando recibimos la habitual contestación “porque me gusta” evidentemente no tiene un valor objetivo, seguramente ni él o ella sabe por qué quiere vestir así. Una forma de comenzar la conversación puede ser haciéndole ver como lo feo, lo cochambroso, la ropa ordinaria, aunque lo llamen moda no deja de atentar contra el buen gusto. Trataremos de fomentar la capacidad de saber sacar lo mejor a las cosas.

 

 

Intentar priorizar el buen gusto en la moda y la forma de vestir. Como todo, el buen gusto suele ser educado. Si hemos trabajado la sensibilidad estética del adolescente, hay más probabilidad de ser él o ella quien determine sus gustos y será más libre al escoger y no será tan vulnerable a las modas. No se trata de esperar que tenga los gustos estéticos de un adulto, eso no va a ocurrir. Se trata de vestir como un adolescente a la moda, pero hasta ciertos límites.

 

 

Un trabajo a realizar durante la infancia será transmitirle al niño valores, ideales, proyectos. Un adolescente cuando carece de valores y principios, se llena de ideas que va encontrando por el camino. Aun así los padres deben respetar su espacio, el adolescente debe percibir que tenemos en cuenta sus opiniones y cederle cierta autonomía.

 

 

A la hora de ir a la moda el adolescente puede derivar en los extremos, elegir una vestimenta estrafalaria y “cuidadosamente descuidada” o ir al extremo de buscar la perfección, el culto al cuerpo rozando la exhibición en busca de la notoriedad. En ambos casos detrás de este comportamiento hay un adolescente en busca de su identidad. La pregunta que podemos plantearle directamente es: ¿Por qué lo haces?

 

¿Cómo Orientar Sobre las Modas a un Adolescente?

 

Mostrarles la virtud de encontrar el equilibrio a la hora de elegir la moda en su aspecto físico significa no ser ni un mojigato ni puritano. Debemos proteger nuestra intimidad, del mismo modo que no contamos nuestras intimidades a alguien que apenas conocemos, evitamos mostrar nuestro cuerpo para cuidar esa intimidad. A muchos chicos y chicas las fuerzas de la moda les condiciona hasta exhibirse como no quieren.

 

 

Cuando son niños no existe aún este problema, les elegimos las prendas de ropa nosotros. Cuando empiezan a ser independientes suelen ir con los amigos a comprar ropa. Si carecen de suficiente información o estructura, probablemente termine adoptando las preferencias del grupo. Antes de que salga de compras sin la supervisión de un adulto, es recomendable establecer antes el presupuesto y qué va a comprar. Ya irá adquiriendo mayor autonomía con el tiempo.

 

 

A la hora de afrontar un conflicto debemos tratar a toda costa de mantener la calma. Una fórmula es relativizar el problema valorando si merece la pena un enfrentamiento por algo que probablemente se va a desvanecer en pocos meses. Eso no implica aceptarlo todo, sino cómo lo enfocamos, hasta donde permitimos que nos afecte en el estado de ánimo y cómo de firme será nuestra respuesta. Por supuesto debe estar ajustada al nivel de importancia.

 

Quizás te interese: Adicción a Videojuegos en Adolescentes

Problemas en la Adolescencia

La adolescencia es una etapa de la vida muy interesante para los psicólogos, pero a menudo muy difícil para los implicados: los adolescentes y sus familias. Los problemas habituales en los adolescentes residen principalmente en el ámbito del comportamiento social, y los recientes avances en el estudio de la interacción tienen mucho que aportar aquí. La principal aplicación práctica consiste en identificar métodos de mejora en habilidades sociales para los adolescentes con problemas para relacionarse, y en asesorar a los padres y al resto de personas que tratan con ellos habitualmente, sobre las formas más eficaces de hacerlo.

 

Los problemas psicológicos y sociales durante la adolescencia, especialmente los relacionados con la conducta social y el rendimiento escolar, son más frecuentes durante la adolescencia que en cualquier otro momento de la infancia. Los adolescentes tratan de ser más independientes de sus padres, tienen mayor libertad de movimiento por sí mismos y quedan fuera del control directo de los adultos. Cuando la mala conducta se convierte en frecuentes muestras de agresividad, los adolescentes deben ser evaluados por un profesional de la psicología para descartar la presencia de un trastorno psicosocial. En la actualidad, la depresión, la ansiedad y los trastornos de la conducta alimentaria son conductas habituales entre los adolescentes. Algunos indicios para detectar adolescentes con ansiedad o trastornos del estado de ánimo, pueden ser presentar síntomas físicos como fatiga crónica, mareos, dolor de cabeza, dolor abdominal y dolor torácico.

imagen problemas habituales durante la adolescencia

Problemas Habituales Durante la Adolescencia

La depresión temporal puede ser frecuente entre los adolescentes durante una etapa complicada. Para ello los médicos realizan pruebas de detección sistemática durante las exploraciones en las que a menudo pueden identificar estos problemas. Gracias a esa información podrán ofrecer consejos prácticos a los adolescentes con problemas y, en su caso, alentarles a aceptar el tratamiento adecuado por los especialistas.

 

El suicidio es muy poco frecuente para los más jóvenes, pero no los son los pensamientos sobre el suicidio; llamados ideación suicida. Cuando el adolescente manifiesta este tipo de pensamientos, requiere una valoración inmediata por un especialista; no sería prudente esperar que los padres valoren adecuadamente cuál es la gravedad del problema.

 

La ansiedad se manifiesta a menudo en la adolescencia, existen múltiples tipos de trastornos por ansiedad. Desde los trastornos del estado de ánimo y los trastornos disruptivos del comportamiento, como el trastorno negativista desafiante y el trastorno disocial. Algunos adolescentes que sufren un episodio psicótico causado por el consumo de marihuana, pueden llegar a desarrollar un trastorno psicótico crónico.

 

Los trastornos del pensamiento, son un fenómeno en el que el adolescente tiene dificultad para distinguir entre los pensamientos basados en la realidad y el producto de la fantasía, lo que se denomina psicosis. Este fenómeno suele comenzar durante la adolescencia o la edad adulta temprana. El primer episodio de psicosis se denomina brote psicótico. Tanto la esquizofrenia como el trastorno esquizoafectivo son problemas habituales en adolescentes y suponen trastornos del pensamiento, que afortunadamente suelen remitir en la mayoría de los casos.

 

Los trastornos de la conducta alimentaria, especialmente en chicas, son frecuentes y en casos extremos pueden causar secuelas e incluso llegan a ser potencialmente mortales. Una conducta habitual en estos casos de adolescentes con problemas de alimentación es realizar esfuerzos extraordinarios para ocultar los síntomas de un trastorno de la conducta alimentaria. Este trastorno se materializa en reducciones sustanciales en la ingesta de alimentos, purgas tras las comidas, consumo de laxantes o práctica desmedida de ejercicio físico.

 

Solucionar los Problemas del Adolescente

La detección temprana es un prerrequisito crucial para el manejo exitoso de los problemas sociales y de salud general de los adolescentes. Recientemente se han desarrollado unos test con imágenes y palabras, para identificar los problemas de los adolescentes. Los resultados de estos test son válidos y fiables para su uso en el entorno escolar o en la consulta de atención primaria. Sin embargo, la literatura publicada indica que la detección por sí sola no garantiza que se solucionen las dificultades. El adolescente debe admitir la importancia del problema y acceder a realizar las técnicas que pueden ayudarle a mejorar. Para muchos adolescentes resulta incómodo hablar sobre sus sentimientos y preferirán encerrarse en su mundo interior.

 

 

Los adolescentes se enfrentan a diario a verdaderas preocupaciones, entre los 13 y los 19 años, ya que es la etapa de crecimiento más incómoda de sus vidas. Durante esta época, los adolescentes están expuestos a algunas luchas internas y externas que en algunos casos pueden convertirse en abrumadoras. En un momento vital en el que aún no han formado una conciencia de una personalidad definida, deben hacer frente a los cambios hormonales, la pubertad con los cambios físicos, las fuerzas sociales y paternas, las presiones laborales y escolares, etc. Muchos adolescentes están abocados a sentirse incomprendidos. Durante este periodo de máxima fragilidad, resulta vital que sus sentimientos y pensamientos sean validados y que la validación provenga de sus padres.

 

El reto para los padres radica en encontrar la manera de acercarse a sus hijos, con cuidado y de forma cercana para conseguir hablar de las preocupaciones que condicionan al adolescente en su día a día.

Detectar Cambios en Hijos Adolescentes

Identificar de manera temprana los problemas más habituales en adolescentes es relativamente sencillo gracias a la cantidad de información disponible. La ventaja de compartir el espacio vital con el adolescente en cuestión permite a unos padres atentos detectar hasta los cambios más sutiles. Estar atento a estos signos en una fase temprana puede ayudar a bloquear o reducir un daño mayor y orientarles hacia formas saludables de afrontar sus preocupaciones. Algunas de estas señales pueden ser:

  • Cambios en los patrones de sueño
  • Nuevos hábitos alimenticios
  • Disminución del interés por las actividades normales y saludables
  • El descenso en el rendimiento en el colegio o instituto
  • El aislamiento voluntario

Si observamos alguno de estos comportamientos podemos interpretar que representan señales tempranas de depresión. Del mismo modo, el aumento de las exigencias de rendimiento, la competencia con los amigos, etc., también pueden provocar un estrés no deseado.

 

Entender la Transición de Niño a Adolescente

Es crucial que los adolescentes se sientan validados en sus sentimientos y pensamientos porque lo que están viviendo es una parte real de sus vidas. Los padres y tutores no deben juzgar ni criticar sus sentimientos o pensamientos. Ser sensibles a los adolescentes y al hecho de que están expuestos a una serie de emociones nuevas y difíciles, es un paso importante para entender su transición. Algunos sentimientos negativos como la ira, la confusión, los celos, el incumplimiento de las normas, la aversión a los padres o a los mayores en general, el secretismo y la exagerada necesidad de privacidad, etc., son algunos ejemplos habituales de emociones o sentimientos que tienen.

 

Cuando los padres se enfrentan a estos comportamientos desafiantes deben interpretarlos como el resultado de su incapacidad para manejar adecuadamente la intensidad de estas emociones.  Estas emociones son difíciles de asimilar, y dan como resultado uno de los problemas habituales en adolescentes.

 

Transmisión de Conductas Saludables

Una de las preocupaciones que se derivan de la curiosidad y de la necesidad de independencia o sensación de control puede ser la experimentación con el consumo de alcohol o drogas por parte de menores, la intimidad física o el embarazo adolescente. A menudo se cree que educar al niño sobre el sexo le llevará a querer experimentar. Sin embargo, no existe ninguna evidencia.

 

Hablar con tus hijos sobre el sexo les permitirá estar informados y eliminará las falsas creencias o rumores. En la actualidad el nivel de exposición que tienen los adolescentes gracias a Internet, no tiene parangón. La ciberadicción es el problema que más crece entre los adolescentes. Este es otro asunto sobre el que los padres deben hablar con sus hijos adolescentes y concienciarlos sobre la ciberseguridad, y sobre cómo protegerse de los peligros que encierra Internet.

 

Una buena estrategia de los padres puede ser el crear una lista de reglas que digan claramente cuándo usar Internet, qué sitios deben visitar y qué medidas de seguridad deben seguir razonando claramente del motivo de las mismas. Los padres deben mentalizarse de como una conversación en el momento y tono adecuado, con enfoque sano y objetivo sobre estos temas les ayudará a tomar decisiones informadas.

 

Respetar la Independencia del Adolescente

Escuchar las opiniones o las decisiones del adolescente aumentará su confianza y autoestima. La capacidad de la mayoría de los jóvenes para desarrollar una autoestima positiva puede verse afectada por el entorno familiar y las críticas frontales de los padres. Hacer del respeto una virtud mutua ayudará a desarrollar un vínculo más fuerte entre los padres y el hijo adolescente.

Cuidar la Comunicación entre Padres e Hijos

Cada padre tiene una visión diferente sobre la manera adecuada de llevar la relación con sus hijos. Crear una relación sana entre el niño y sus padres es uno de los puntos esenciales durante la adolescencia. La comunicación fluida es la clave para desarrollar una relación que haga al adolescente sentirse cómodo hablando con sus padres. Uno de los aspectos complicados para los padres es encontrar el equilibrio correcto entre ser un amigo y un padre, ya que si este equilibrio se rompe en alguno de los extremos, será difícil mantener una relación adecuada.

 

Por ejemplo, los adolescentes que se enfrentan a inseguridades sobre su imagen corporal, uno de los problemas más habituales en adolescentes, como ser demasiado gordos, demasiado flacos, demasiado altos o demasiado bajos, se beneficiarán de una aportación equilibrada en el enfoque corrigiendo la información negativa. Pero este efecto solo ocurrirá cuando se consigue una buena relación.

 

Confianza y aceptación

La confianza es la base de cualquier relación. Espiar, cuestionar/comprobar con los amigos o dudar obstaculizará el vínculo, lo que llevará a comportamientos desafiantes como mentir, robar, esconderse y ser irrespetuoso o manipulador. Es importante aceptar a los adolescentes tal y como son y generar confianza en ellos. Esto les ayudará a confiar y a aceptarse a sí mismos, así como a las personas de su entorno más cercano.

 

Comunicación y espacio seguro

Un canal de comunicación claro abre muchas posibilidades. Esto no solo mejora la relación, sino que también ayuda al niño a confiar en los padres sobre temas delicados como el acoso, la presión de los compañeros y el abuso. Los padres deben sentirse libres para hablar con sus hijos adolescentes sobre ciertos problemas habituales de la adolescencia como las citas, el sexo, las drogas y el alcohol. Esta incapacidad para discutir los puntos buenos y malos es lo que les lleva a dar pasos equivocados por curiosidad. El uso efectivo de la comunicación fomentará la construcción de la confianza, el respeto y la aceptación entre el adolescente y los padres.

 

Buscar Ayuda Profesional con los Problemas Habituales del Adolescente

En la actualidad, buscar ayuda profesional se ha convertido en una práctica común y más accesible. Es importante que el adolescente reciba indicaciones de dónde o cómo buscar ayuda cuando la necesitan para solucionar los problemas habituales. Del mismo modo los padres deben ser conscientes de sus propias necesidades y limitaciones, aceptarlas con naturalidad y estar abiertos a buscar o aceptar ayuda.

 

Saber más: Adolescencia tardía

Desarrollo del Adolescente

El desarrollo del adolescente se encuadra durante el periodo comprendido entre la infancia y el joven adulto. Durante este proceso se desarrollan importantes cambios físicos y sociales. Los cambios físicos se engloban en un proceso denominado pubertad, cuya principal misión es el desarrollo de los órganos sexuales. Los cambios sociales son los más problemáticos para él y sus padres, ya que el adolescente dejará de tenerles como referente, produciéndose un distanciamiento emocional de ellos. Vamos a ver más detalles de cómo se produce el desarrollo durante la adolescencia.

imagen evolución del adolescente

El desarrollo de la adolescencia se produce durante la transición entre el niño y el adulto. En este proceso se desarrollan importantes cambios físicos y sociales. Los cambios físicos se engloban en un proceso denominado pubertad, cuya principal misión es el desarrollo de los órganos sexuales. Los cambios sociales son los más problemáticos para la relación entre el hijo y sus padres, ya que el adolescente dejará de tenerles como referente, produciéndose un distanciamiento emocional con ellos. Vamos a ver más detalles de cómo se produce el desarrollo durante la adolescencia.

 

Desarrollo Físico y Psicológico del Adolescente

Hablando en términos generales el desarrollo de la adolescencia comenzará cuando aún son niños de unos 10 años y terminará cuando estos niños ya sean jóvenes adultos de hasta 20 años. El final de la adolescencia suele variar dependiendo de las circunstancias personales o el entorno social. Este proceso se divide en tres periodos: preadolescencia, adolescencia y adolescencia tardía. También podemos distinguir entre niños y niñas, ya que las diferencias físicas y psíquicas producen diferentes ritmos de desarrollo físico e intelectual.

 

Los cambios físicos pueden llevarles a desarrollar complejos y dificultades para relacionarse en su entorno. Cuando estos cambios no son bien asimilados se convierten en su máxima preocupación y aquí es donde los padres pueden ayudarles a comprender que forman parte de algo natural. También puede ser útil para ellos sentir que no están solos y pueden contar con sus padres cuando lo necesiten.

 

Respecto a los cambios psicológicos quizás el más importante es el desarrollo de la independencia sobre los padres y este distanciamiento se produce mientras se centran en crear una red de amistades con otros adolescentes de su entorno. En algún momento medirán su valor por el éxito de popularidad en su entorno social. Gracias a estas relaciones aprenden a relacionarse con otros, crear nuevas amistades o perderlas.

 

Los Padres Ante el Desarrollo de su Hijo Adolescente

Una de las fuentes de conflictos entre los padres e hijos surge cuando no aceptan que el niño se ha convertido en adolescente. Algunos padres interpretan el nuevo comportamiento como una provocación que deben sofocar para evitar que se repita, cuando en realidad no hay forma de pararlo. La función de los padres es la de acompañarles dándoles soporte y guiándoles lo mejor que sepan en este aprendizaje de niño a adulto.

 

Aunque los adolescentes no son conscientes de ello, uno de los conceptos que les ofrecen seguridad son los límites y restricciones. Estos les ofrecen el marco de su estructura mental, por el momento muy básica. A pesar de sus quejas, las normas constituyen el mapa donde situar lo que está bien de lo que no.

 

Uno de los rasgos característicos en el desarrollo de un adolescente es su búsqueda por sobrepasar los límites. Es habitual interpretar este comportamiento como un ataque a la autoridad de los padres, pero no es más que la herramienta para forjar la identidad propia, midiendo su capacidad. Este comportamiento irá remitiendo durante la adolescencia tardía, cuando el joven vuelve a integrarse a la familia con normalidad.

 

Relación con Amigos y Parejas Sentimentales

En este apartado resulta interesante observar la evolución del adolescente. Durante el primer periodo el interés del adolescente se centra en los amigos del mismo sexo, captando todo su interés y convirtiéndolos en su referente. Durante este estado no se admiten las diferencias personales, tendiendo a la imitación. Estos hábitos pueden ser positivos o negativos, dependiendo del entorno.

 

Durante la adolescencia media el adolescente trata de independizarse aún más de los padres. Su mundo se encuentra entre sus amigos, ahora de ambos sexos, adoptando el lenguaje, la forma de vestir y las costumbres del grupo. Durante este periodo algunos adolescentes tienden a considerarse “inmortales” en el sentido de tomar riesgos porque consideran que a ellos no les va a pasar nada. Puede ser el contexto de tomar contacto con la droga, tabaco, alcohol o actividades deportivas tomando riesgos innecesarios.

 

Para la parte final del desarrollo adolescente, desciende el interés por el grupo de amigos, ahora se centra en los amigos con los que tiene mayor afinidad. Ya ha dejado de explorar límites y tiene una idea de quién es y dónde quiere llegar. Está más relajado y receptivo a las indicaciones de los padres, aun cuando no esté de acuerdo su reacción será más calmada. En este periodo comienzan las primeras relaciones sentimentales serias, que también serán un aprendizaje vital.

 

Como hemos comentado más arriba, este periodo de transición forma parte del salto que debe dar cualquier niño al llegar a la edad de la pubertad para convertirse en un adulto. La función de los padres es acompañarles y ayudarles siempre que lo necesiten, evitando en lo posible la confrontación, puesto que solo servirá para alejarlo más.

 

Saber más sobre: Problemas habituales en los adolescentes

Qué Regalar a un Adolescente

Cada año al llegar la navidad nos planteamos ideas para qué regalar a un adolescente de nuestro entorno y por otro lado están los regalos que esperan recibir. En muchos casos se tratará de objetos tecnológicos de gama alta y elevado precio. Es comprensible que los más jóvenes tengan ese apetito consumista, siempre ha existido, por el bombardeo publicitario desde todos los medios y la tendencia por destacar. Sin embargo los padres deben frenar ese instinto tratando de evitar hábitos insanos, como tener cuanto desean. Los regalos bien planteados pueden ser una herramienta para transmitir valores positivos.

imagen regalos para adolescentes

 

Encontrar el Regalo Apropiado para un Adolescente

A la hora de hacer un regalo apropiado a un adolescente hay algo que debemos tener en cuenta, al hacer un regalo estamos mandando un mensaje y este puede ser positivo o una forma de mostrar nuestro enfado. También mostramos si pueden recibir cuanto deseen o enseñarles que esto no es posible. Son motivos suficientes para no tomar a la ligera este asunto.

 

Además de estas consideraciones está qué tipo de regalo le hacemos, dependiendo de la edad y personalidad. Por ejemplo a un niño introvertido le será mucho más útil un regalo para compartir, desde los tradicionales juegos de mesa hasta una excursión a caballo. Para acertar con el regalo es necesario conocer bien al adolescente en sus gustos y necesidades.

 

Regalos Inteligentes para Adolescentes

Las opciones concretas son infinitas y dependen de muchas variables como la edad, sexo o las preferencias personales. Lo relevante es enfocarnos en evitar recurrir a lo fácil como son los productos electrónicos y buscar regalar a un adolescente con inteligencia productos o servicios capaces de ser prácticos o mandar un mensaje o enseñanza positiva al adolescente.

Regalar Deporte Para Adolescentes

imagen regalo deporte adolescente

Posiblemente la actividad con más puntos positivos es el deporte en grupo, ya sea con la familia, los amigos o un club deportivo. Algunas ventajas de la práctica de deporte durante la adolescencia son:

– Facilita ampliar las relaciones sociales.
– Mejora la autoestima al ir superando metas.
– Se aprenden lecciones y conductas válidas para el resto de actividades, las victorias o derrotas ayudan a forjar la personalidad.
– Reduce el riesgo de hábitos poco saludables como alcohol, tabaco.

 

Regalar una Tarde Divertida en el Escape Room

imagen escape room para adolescente

Los juegos de Escape Room consisten en encontrar la forma de salir de una habitación superando los retos y enigmas que van surgiendo uno tras otro. Requiere habilidad física y mental, se realiza en grupo con un tiempo máximo de unos 60 minutos. Podemos encontrar salas de Escape Room en todas las ciudades y con temáticas de lo más variadas e incluso hay versiones para adolescentes y niños. Al regalar a un adolescente este tipo de actividad, le ayudamos a desarrollar el trabajo en equipo y la imaginación, mientras se pasa un rato divertido.

 

Una Aventura de Paintball

imagen regalar paintball

El paintball es un juego de batalla entre dos o varios equipos diferenciados por colores, y consiste en eliminar a los rivales del otro equipo disparándoles bolas de pintura. Cuando un jugador tiene una mancha de pintura debe retirarse. Este juego combina actividad física con estrategia, ya que normalmente hay un objetivo, como alcanzar una bandera o tomar una posición. Existen partidas de paintball interiores o al aire libre.

Emociones Fuertes en el Parque de Atracciones

imagen parque de atracciones

Si hay una característica para definir un parque de atracciones es la de ofrecer actividades divertidas para toda la familia. El éxito de este tipo de espectáculos se basa en ofrecer momentos inolvidables para todo tipo de público y cualquier edad. No solo podemos encontrar las habituales atracciones, también ofrecen espectáculos o muestras de arte.

 

Visitar el Zoo o un Parque Acuático

imagen regalar visita al zoo

Si vives en una pequeña localidad tendrás que desplazarte, pero este puede ser un punto positivo. Visitar el Zoo ofrece la posibilidad de descubrir todo tipo de animales con la familia. Ofrece la oportunidad de conocer de primera mano animales extraordinarios y muchas veces en peligro de extinción. Una excusa perfecta para escapar de la rutina, la tecnología y acercarse a la naturaleza. En el parque acuático podemos ver las atracciones de delfines y aprender sobre los animales acuáticos.

 

Regalar unas Clases de Teatro

imagen regalar unas clases de teatro

El teatro es otra actividad ideal para regalar a los adolescentes porque requiere desarrollar hábitos y habilidades positivas. Desde la lectura, la expresión, comunicación efectiva, habilidad para exponerse al público. La capacidad de dejar de ser uno mismo para convertirse en otro fomenta la capacidad de empatía. Las temáticas son variadas y pueden ser adaptadas a cada edad.

 

Estos son algunas ideas genéricas de regalos originales para adolescentes, muy diferentes a los habituales aparatos electrónicos. Facilitarles el relacionarse con otras personas, de manera presencial y no tras un teclado les ayuda a desarrollar las habilidades de comunicación necesarias en la vida adulta.

 

Quizás te interese: Moda para adolescentes

Pubertad y Adolescencia

Muchas veces confundimos los términos pubertad y adolescencia, esto es debido a que son fenómenos que coinciden en el tiempo. La adolescencia tiene que ver con los cambios sociales y psicológicos del niño, mientras la pubertad está relacionada con los cambios físicos. El comienzo de la pubertad llega con los cambios hormonales, e inician el desarrollo de los genitales.

imagen pubertad y adolescencia

Cambios Físicos en la Pubertad

Generalmente los cambios físicos en la pubertad empiezan sobre los 8 y 13 años para las niñas y para los niños entre los 9 y 15 años. Pero cada niño tiene sus tiempos, mientras unos comienzan a una edad temprana desarrollando ligeros cambios, otros empiezan años después a un ritmo rápido. El origen de estos cambios físicos durante la pubertad se encuentra en las glándulas endocrinas, encargadas de fabricar las hormonas que regulan multitud de funciones del cuerpo, en este caso, el desarrollo de los órganos sexuales.

 

Una de las señales de la pubertad es la aparición de vello en axilas y alrededor de las zonas genitales. A los niños les comienza a crecer en la cara, al principio débil, pero con el tiempo termina en una barba cerrada. Otra señal es el rápido crecimiento de los pies, al principio desproporcionado respecto al resto del cuerpo. La aparición de acné o granos en el rostro es otro signo de los cambios hormonales y muchas veces se convierte en una tragedia para el adolescente, afortunadamente desaparece al finalizar la pubertad.

 

 La Pubertad en el Hombre

Del mismo modo que en los chicos y chicas el comienzo del desarrollo se produce a distinto ritmo, los cambios físicos de la pubertad en el hombre también son otros:

  • Rápido crecimiento en estatura y desarrollo muscular: El aumento de peso viene del rápido crecimiento físico, en altura, ensanchamiento de la espalda y aumento muscular. Este proceso puede durar hasta los 20 o 21 años.
  • Aparición de vello: Aparece vello en zonas donde no estaba, como axilas, pecho, zona genital, piernas y cara. Este vello va tomando fuerza con el tiempo hasta terminar siendo pelo negro y rizado en algunas zonas.
  • Cambio en la voz: La voz aguda del adolescente va transformándose en grave y fuerte.
    Crecimiento de los genitales: Los testículos y el pene aumentan de tamaño entre los 10 a 15 años. Los testículos comienzan a producir espermatozoides y eventualmente se producen eyaculaciones mientras el adolescente duerme.

 

 La Pubertad en la Mujer

La pubertad en la mujer, tiene efectos físicos importantes, pero están marcados especialmente por el inicio de la menstruación.

  • Inicio de la menstruación: Suele aparecer dos años después del iniciarse la pubertad, entre los 10 y los 18 años. La primera menstruación se denomina menarquía.
  • Desarrollo del pecho: Es el principal signo externo de la pubertad en las niñas, tiene implicaciones físicas y en algunos casos psicológicas. Es normal sentir dolor y elevada sensibilidad en los senos o los pezones.
  • Las caderas se ensanchan: Otro de los cambios para propiciar el desarrollo de la fertilidad es mediante el ensanchamiento de las caderas, facilitando el embarazo y el parto.
  • Aparición de Vello: Aparece vello en zonas donde antes no estaba o lo hace con más fuerza.
  • Mayor estatura: Aunque las niñas comienzan a crecer antes, alcanzan una estatura menor en promedio. Este fenómeno se denomina como estirón puberal y suele terminar hacia los 18 años.

 

Cambios Emocionales de la Pubertad

Al llegar a la pubertad, chicas y chicos pueden sentirse confusos o percibir fuertes emociones desconocidas hasta ese momento. Perciben encontrarse demasiado susceptibles e irritables sin saber muy bien por qué. Esto les lleva a perder la paciencia más a menudo y se enfadan sin razón con amigos y familiares. En algunos casos pueden sentir ansiedad debido a los cambios que notan en su cuerpo y les generan inseguridad.

 

Es importante hablar con los adolescentes para que entiendan como del mismo modo que está cambiando su cuerpo, su mente también lo está haciendo. En lo posible, deben interiorizar que estas emociones fuertes pasarán. También es interesante inculcarles que las personas de su entorno no están tratando de herir sus sentimientos, sino que él o ella, están siendo demasiado emocionales debido a la pubertad.

 

Otros Cambios Propios de la Pubertad

Aparte de estos cambios emocionales, el adolescente cambia la forma de expresar sus emociones. Los padres pueden interpretar que ha tenido un cambio de sentimientos, pero en realidad ha cambiado la forma de expresarlos. También pueden presentarse cambios en su rutina diaria como en las horas de sueño o en la alimentación.

 

Aunque resulta contradictorio, durante la pubertad los adolescentes desean tener su espacio y demostrar su independencia, y al mismo tiempo necesitan tener la figura de un adulto como modelo a seguir. Por lo tanto requieren el apoyo de unos padres compresivos que pueda orientarlos en esta etapa tan complicada de su vida.

 

Fuente

Quizás te interese: Desarrollo adolescente

Adolescentes Manipuladores

Los adolescentes manipuladores emplean con sus padres una conducta con la intención de atraer la atención o conseguir sus objetivos. Los padres llevados por sus miedos a fracasar en la educación de sus hijos, se dejan llevar cediendo a las demandas de sus hijos. Cuando los padres están en esta situación, les cuesta verlo claramente y por lo tanto reaccionar de forma realmente útil para revertir esta conducta. En estos casos se termina, cediendo en los límites o incluso dejándose manipular para sentirse a salvo.

imagen adolescentes manipuladores

En muchos padres se genera un círculo de culpa y miedo, los padres inconscientemente alientan ciclos de conducta manipuladora, a consecuencia del miedo a ser malos padres. Cuando estos padres consiguen liberarse del miedo, se frena esta conducta de sobre protección y les permite establecer límites equilibrados y productivos. Gracias a estos límites pueden demostrar amor a sus hijos evitando las conductas dramáticas y los juegos psicológicos insanos.

 

¿Por qué los Adolescentes Manipuladores?

Si has comprobado que tu hijo(a) suele mentir, manipular los sentimientos de otras personas para conseguir lo que quiere o trata de dar lástima, debes tomar decisiones al respecto. La primera pregunta es saber cómo ha llegado a aprender ese comportamiento. Quizás lo ha aprendido de sus padres o lo empezó a hacer de niño y siempre le ha dado resultado.

 

Otra posibilidad es una baja autoestima, cuando alguien duda de sus capacidades para conseguir sus objetivos por la vía habitual y recurre a retorcidos métodos para asegurarse el objetivo. Un adolescente con poco amor propio no soporta perder. Una conducta típica es criticar todo y a todos, al considerar malos a los demás da la impresión de ser el bueno. En este caso, la forma de afrontarlo no es atacando frontalmente la conducta insana, sino tratar la baja autoestima, ya que de este modo desaparecen las dos conductas.

 

La lástima es otro recurso de manipulación cuando cada vez que le regañas, contesta con excusas relacionadas con sus sentimientos, dolor, el mal momento en el que se encuentra inmerso o cualquier otro argumento apelando al sentimiento de lástima para desactivar el reproche o castigo.

 

Adolescentes Rebeldes y Manipuladores

 

Un adolescente rebelde, cuando está en crisis y rechaza a su familia puede generar miedo en los padres. Miedo a que abandonen el hogar, a que se relacionen con personas poco recomendables o tomen alguna decisión con consecuencias importantes. Cuando los padres sienten estos miedos, deben ser conscientes de ello y no permitir que ese miedo se refleje en ira o una respuesta emocional desproporcionada. Este tipo de reacción va a desencadenar un conflicto contraproducente.

 

Fomentar la buena comunicación y el respeto mutuo son la base para una relación saludable entre padres e hijos, donde los padres no olvidan su rol, pero los conflictos se tratan de la manera más civilizada posible. Del mismo modo que los adolescentes rebeldes y manipuladores deben aprender a expresar sus quejas de manera directa pero civilizada, los padres tienen la obligación de escucharles con atención sin interrumpirles y tratar de entender sus demandas.

 

Probablemente la mejor manera de eliminar ese comportamiento de la niñez, enfadarse y patalear cuando las cosas no son como el o ella quiere, es dialogando. Será necesario para explicarle por qué no puede salirse siempre con la suya, que la manipulación no le va a funcionar y que no debe interpretarlo como un ataque. En algunos casos los padres no consiguen conectar con sus hijos, es el momento de solicitar ayuda de un profesional especializado en adolescentes manipuladores.

 

Quzás te interese: Adolescentes y Padres

Referencias

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!