Cómo las Hormonas Afectan al Adolescente

Los Cambios Hormonales Durante la Adolescencia

La adolescencia es una de las etapas de la vida en toda persona, situada entre la infancia y la edad adulta. El inicio de la adolescencia está marcado con la pubertad, periodo en el que comienzan a desarrollarse un conjunto de cambios de índole fisiológico y anatómico en el organismo, provocados por el aumento en la producción de hormonas. Estos cambios empiezan antes en las chicas, entre los 10 u 11 años y un poco después en los chicos, a partir de los 12 a 13 años.

 

imagen Cambios Hormonales Durante la Adolescencia
Cambios Hormonales Durante la Adolescencia

 

Estas transformaciones corporales que va a experimentar tu hijo, son generadas por el aumento hormonal. Concretamente se incrementa la producción de estrógeno y la progesterona en las chicas y la testosterona en los chicos. Por otro lado, influyen las características genéticas de cada individuo y su alimentación.

 

Para la Organización Mundial de la Salud, son dos los períodos en los que está dividida la adolescencia. El primero se inicia aproximadamente a los 10 años y termina a los 14 años de edad mientras el segundo periodo comienza a los 15 años para finalizar a los 19 años.

 

¿Qué Caracteriza a los Adolescentes?

Una de las características principales de la adolescencia, es que tu hijo experimentará muchos cambios en un tiempo relativamente corto. Es un periodo complejo en el que intervienen factores psicológicos, emocionales, sociales y físicos.

 

En ambos sexos la pubertad puede durar cuatro años aproximadamente, a pesar de que el desarrollo en las chicas se inicia dos años antes que los chicos. Pero el periodo adolescente y los cambios hormonales puede finalizar varios años después, cuando tu hijo sea reconocido por quienes lo rodean como un adulto.

 

Sin embargo, la evolución psicológica y social de los adolescentes no se detiene, ya que es un proceso continuo que dura toda la vida, incluso avanzada la edad adulta. Este aprendizaje constante contribuye a la construcción de una mayor cantidad de conocimientos y a la delimitación de sus necesidades individuales y deseos personales.

 

Principales Cambios Biológicos y Físicos en Adolescentes

Cambios Biológicos y Físicos en los Chicos

1.- Aparece el vello facial, por lo que pueden tener barba y bigote.
2.- Puede aparecer el acné, debido al aumento de grasa.
3.- La voz adquiere un tono más grave.
4.- Los hombros se tornan más anchos.
5.- Aparece el vello público, así como en la espalda, las piernas, los brazos, las axilas y el pecho.
6.- El cuerpo experimenta mayores niveles de transpiración.
7.- El pene y los testículos comienzan a crecer.
8.- La piel y el cabello son más grasos.
9.- Aumento de peso y estatura. Aparte que los pies y las manos crecen.
10.- Aparece la eyaculación y con ella, la capacidad reproductiva.

 

Cambios Biológicos y Físicos en las Chicas

1.- Aumento de grasa en la piel.
2.- Su estatura y peso corporal son mayores.
3.- Los niveles de sudoración son más altos
4.- Puede tener acné.
5.- Los brazos tienden a engordar.
6.- Aparece el vello púbico y en otras zonas del cuerpo.
7.- Los pezones comienzan a destacarse.
8.- Los genitales son más gruesos y se oscurecen.
9.- Los glúteos y los muslos son más voluminosos.
10.- Las caderas se tornan más anchas.
11.- Empieza la capacidad reproductora con la aparición de la menstruación.

 

Transformaciones de las Hormonas en Ambos Sexos

 

Respecto a la sexualidad, las hormonas que se encuentran involucradas son la testosterona, la progesterona y los estrógenos. Las tres están en el hombre y la mujer, solo que los chicos tienen un nivel más alto de testosterona y las chicas, niveles mayores de la progesterona y estrógeno.
Ahora bien, el estrógeno es una hormona femenina vinculada con el deseo sexual y la manera en que se desarrollan los caracteres sexuales, por lo que su secreción es más alta dentro de un proceso de ovulación. La progesterona es la hormona encargada de proteger la gestación en las mujeres.

 

 

La testosterona es una hormona generada principalmente en los testículos, totalmente relacionada tanto con el deseo sexual, como con otros cambios que experimenta la el adolescente, ya sea que su voz se torne grave, como los cambios en su estructura muscular y ósea, entre otros.

 

Las Hormonas Producen Cambios Intelectuales y Psicológicos

Generalmente el adolescente tiende a una forma de pensamiento distinta, al tener una curiosidad más grande por lo que le rodea. Tu hijo ahora, empezará a tomar sus propias decisiones. Al formular cualquier tipo de hipótesis, construir sus conclusiones pertinentes y tomar las decisiones con respecto a las mismas.

 

Tu hijo empezará diferenciar las cosas reales de las que sean posibles y estará capacitado para emitir sus opiniones sobre asuntos que sean de interés colectivo. Incluso, podrá enfocarse desde el punto de vista afectivo hacia distintas ideas y valores.

 

Estos cambios llegan a modificar la forma en que los adolescentes manejen sus relaciones interpersonales, porque les importa formar parte de un grupo, ser aceptados, así como compartir gustos e ideas con otras personas. Y después, estos formarán sus primeras parejas con personas del sexo opuesto.

 

Por último, el deseo sexual se manifiesta con claridad tras la pubertad, ya que tu hijo puede sentirse atraído físicamente por otra persona, buscando disfrutar de su compañía, mediante deseos, sentimientos y conductas sexuales, que son novedosos para sí mismo, amén que puede experimentar placer sexual con otras personas y de manera individual, lo que definirá su orientación sexual, preferencias y gustos personales.

 

Entender la Adolescencia

Adolescentes y Redes Sociales

Muchos padres están preocupados por el uso excesivo de la tecnología y la forma en la que podría afectar a los niños pequeños desde el punto de vista del desarrollo interpersonal. Los niños en edad preescolar están aprendiendo nuevas habilidades sociales y cognitivas a una velocidad que nunca volverá. Es una lástima que pasen esa etapa mirando una pantalla. Sin embargo, los padres con hijos adolescentes parecen prestar menos atención a este fenómeno, cuando la adolescencia define cómo serán algunos rasgos y habilidades sociales de ese futuro adulto, debe prestarse atención a la buena relación entre adolescentes y redes sociales.

imagen adolescentes y redes sociales

 

Las Redes Sociales Pueden Producir Ansiedad y baja Autoestima

Siempre ha sido normal que los adolescentes pasen horas distraídos hablando con otros chicos de su edad, incluso en horas de estudio o de madrugada. Es normal y sano porque es la forma de desarrollar la capacidad de relacionarse con los demás, con los aciertos y errores, tras ilusiones y desilusiones. La diferencia es que hace unos años se hacía en persona, aprendiendo los matices que el lenguaje corporal nos ofrece, con las muecas y gestos de aprobación o descontento. También la voz ofrece información no explícita, las distintas entonaciones ofrecen información sobre el estado de ánimo, por ejemplo, que para saber interpretar adecuadamente, es necesario desarrollar estas habilidades cuanto antes y solo es posible dejando a un lado los dispositivos electrónicos.

 

Cuando se traslada gran parte de la comunicación a mensajes de texto, fotos o mensajes de voz, desaparece en gran parte la posibilidad de la comunicación más compleja. Además en cierto modo es menos humana, no se habla mirando a la otra persona. Son una forma de comunicarse mediante una pantalla, no mirando a otra persona.

 

Establecer Nuevas Amistades o Conservarlas

Al llegar el momento de hacer nuevos amigos, se requieren habilidades y cierta valentía ante la posibilidad de sufrir un rechazo o decepción. Cada adolescente parte con unas capacidades innatas para construir o mantener relaciones con otros adolescentes o adultos. Aun así, todos ellos pueden practicar y mejorar, tomando riesgos, equivocándose y aprendiendo de los errores. Uno de los pilares para una buena autoestima es tener la capacidad de comunicar los sentimientos tanto positivos como de desaprobación hacia otra persona sin que le suponga una situación estresante.

“Las redes sociales pueden provocar ansiedad, depresión, soledad y mala imagen corporal”

Durante una conversación mediante texto, las dos partes tienen tiempo para meditar las respuestas, se pierde la espontaneidad y cierta naturalidad. Según vamos madurando, la comunicación se vuelve más compleja, con pequeños gestos que aportan los matices. Los niños y adolescentes cuando pasan demasiado tiempo frente una pantalla no están desarrollando esas habilidades que les serán tan necesarias en la vida de adulto, por ejemplo en las relaciones de amistad, sentimentales o laborales.

 

Conductas Tóxicas Tras las Redes Sociales

Otra de las consecuencias habituales del uso por niños o adolescentes y redes sociales son las conductas toxicas hacia sí mismos o hacia los demás. Todos sabemos la importancia que tiene ser aceptado por los demás para los adolescentes, incluso ser popular se considera como tener éxito. En este sentido, las chicas suelen socializar más para establecer su identidad respecto a otras niñas, lo que las lleva a exponerse más. Cuando sienten que algo no va bien, llegan la autoestima baja y el resentimiento.

 

En el entorno OffLine, el recorrido de la popularidad o la aceptación se mueve en un entorno reducido al entorno escolar y las amistades. El las redes sociales están expuestos a resultados ilimitados cuando una imagen, vídeo o reacción se convierte en viral. El impacto de un auto retrato (selfie) es el termómetro perfecto para medir la popularidad de un adolescente, por la cantidad de “me gusta” recibidos. Lo que empuja a muchos de ellos pasar horas en busca del la foto “perfecta”, basando muchas veces el éxito al uso apropiado de los filtros y retoques fotográficos para logra una imagen artificial, una realidad que solo existe en el mundo virtual.

 

Otro aspecto negativo en el mal uso de las redes sociales está relacionado a la falsa sensación de impunidad. Usando mensajes de texto o mediante las redes sociales se dicen cosas que no se dirían en persona o no de la misma manera. El hecho de no tener delante a la persona de la que hablan, les lleva a ser más crueles o llegar más lejos en los ataques. Muchas veces estas conductas esconden una autoestima baja.

 

El Papel de los Padres Respecto a las Redes Sociales

La mejor forma de reducir el riesgo es reduciendo el consumo, para empezar los padres pueden dar ejemplo al evitar comportamientos como mirar el teléfono compulsivamente, algo bastante habitual en muchos padres e hijos. Establecer límites de uso, con horarios o situaciones donde está limitado el uso de las redes sociales. Como suele ocurrir, lo importante es compaginar todo tipo de actividades, sin que ninguna de ellas tenga demasiada influencia.

 

¿Cuándo empieza la adolescencia?

Autismo durante la adolescencia

Un trastorno del espectro autista afecta a cada persona de manera diferente. El comportamiento de un adolescente autista puede calificarse como diferente al resto. Evitan a otras personas, mueven sus cuerpos de maneras inusuales, como por ejemplo, al dar la mano. Pueden repetir de memoria fragmentos de programas de televisión o películas. Cuando tu hijo llegue a la etapa adolescente, debe continuar su preparación para después de la escuela secundaria. ¿Dónde vivirá tu hijo cuando sea adulto? ¿Irá a la universidad o a la escuela de formación profesional? ¿Y trabajará? Estas son algunas preguntas que puedes hacerte.

 

imagen
El autismo puede complicar más el paso por la adolescencia

¿Cómo es un trastorno del espectro autista en un adolescente?

En adolescentes con trastorno del espectro autista, el cerebro desarrolla y utiliza la información de diversas maneras. Las personas con autismo nacen con él, y sus problemas suelen comenzar durante los primeros años. Es difícil para ellos relacionarse y comunicarse con otras personas. Se sienten más seguros cuando están solos.

Son muchos aspectos a tener en cuenta, pero los planes de desarrollo guiado pueden ayudar al adolescente autista. Con el cuidado y apoyo de la escuela, los médicos y las asociaciones de padres, pueden hacer la transición a la vida adulta lo más libres de estrés posible tanto para ti como para tu hijo.

En adolescentes con autismo menos severo pueden hablar y aprender. Pero pueden tener dificultad en algunos aspectos como a la hora de expresar sus sentimientos, pueden parecer insensibles.

– No dan demasiada importancia a los sentimientos ajenos y tampoco tienen habilidad para interpretarlos correctamente. Del mismo modo ocurre con el lenguaje corporal o las normas sociales, por ejemplo no identifican los signos de enfado o cansancio del interlocutor o mantienen una distancia física demasiado aproximada ante desconocidos.

– Pueden centrar sus temas de conversación a un solo asunto de manera recurrente, este asunto llega a convertirse en el centro de todo su interés.
– Suelen tener especial sensibilidad hacia ruidos estridentes, la luz del sol o reuniones multitudinarias.
Se sienten cómodos ante la rutina, los cambios les pueden desestabilizar.

¿Cuál es la causa del autismo?

A día de hoy, no es posible saber exactamente cuál es el origen. La causa más probable está asociada al ADN o problemas como infecciones y toxinas, que cambian la forma en que se desarrolla el cerebro. Las posibilidades de autismo aumentan al aparecer problemas durante el embarazo y el parto.

¿Tiene diagnostico el autismo?

Cuando los médicos revisan a niños o adolescentes se revisan entre otros, signos de autismo. Los propios padres pueden detectar que algo no va bien y comentarlo al médico. Por ejemplo, el niño a su edad debería hablar, pero no puede. O puede parecer que no le interesan las personas o que juega de maneras inusuales. Al llegar a la adolescencia surgen nuevas complicaciones añadidas a las habituales en adolescentes.

¿Cómo se trata el autismo en adolescentes?

No hay cura para el autismo, pero el tratamiento puede hacer la diferencia. Cuanto antes empiece el tratamiento, mejor. A través de la terapia, los niños con autismo aprenden el lenguaje, mejoran sus habilidades escolares y sociales. Durante la adolescencia surgen nuevos retos, los padres con ayuda especializada pueden conseguir excelentes resultados en independencia y autosuficiencia.

Dependiendo de cada caso, un programa de ayuda al adolescente con autismo puede incluir:

Entrenamiento para cultivar las habilidades sociales

Mejora del habla y el lenguaje

Entrenamiento para hacer sus tareas cotidianas como vestirse, ducharse y organizar sus estudios.

Técnicas de relajación, ayuda para centrar su atención al interlocutor o controlar la hiperactividad.

Durante la adolescencia se producen diversos cambios físicos y psicológicos que pueden ser más o menos difíciles de afrontar, es una etapa compleja del desarrollo en la que, un adolescente autista no está exento de estos cambios. Pero a diferencia de sus compañeros, es mucho más difícil de afrontar debido a dificultades añadidas para relacionarse con otros chicos de su edad, algo imprescindible a esas edades.

Las pequeñas diferencias que pueden tomarse como rasgos personales durante la niñez, pasarán a ser más llamativos al llegar la adolescencia. No obstante, un pequeño porcentaje consigue mejorar en la comunicación e interacción social. Muchos pueden buscar un grado de independencia y autosuficiencia, aunque esto no siempre se logra totalmente si se consigue mejorar.

¿Cómo afrontar el autismo en un adolescente?

Las personas con Trastorno del Espectro Autista presentan una amplia gama de signos y síntomas. Algunas personas con autismo se niegan a aceptar tener un trastorno autista, no consideran recibir ayuda. Quieren ser aceptados a pesar de ser diferentes de los demás.

Las personas con autismo suelen ser objeto de burlas o exclusión del entorno porque son diferentes. La intimidación y las burlas nunca son la forma correcta de tratar a otras personas, pero no todos los adolescentes tendrán suficiente madurez para hacer lo correcto. También es necesario recalcar, la dificultad que representa establecer amistad con un adolescente con autismo.

Sexualidad y autismo

Desafortunadamente, las personas con autismo son más propensas a ser acosadas sexualmente. Por lo tanto, es importante hablar con ellos sobre todos los pormenores relacionados con el sexo. Debemos tener presente la dificultad para aprender de los demás, por lo que escuchan o por imitación. El adolescente autista necesita ser informado específicamente sobre cada detalle. Por ejemplo, el toque apropiado e inapropiado de las partes íntimas y el comportamiento sexual.

El cuerpo de tu hijo también está madurando. Eso significa que el o ella, puede desear una relación romántica que involucre sexo. Si tu hijo quiere tener una relación de este tipo, haz que hable con su médico sobre cómo protegerse tanto del embarazo no deseado como de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Tener información fluida con los padres o educadores evitara errores por desconocimiento o tensiones innecesarias en las ya complicadas relaciones interpersonales y más en personas con dificultad para establecer vínculos, el punto débil en adolescentes con TEA.

 

Más información en: fespau.es

 

¿Quieres saber más sobre la adolescencia?

Adolescentes sin amigos

Uno de los principales cambios durante la adolescencia es la necesidad de pertenecer a grupos de compañeros y crear amistades fuera del entorno familiar. La primera consecuencia será el distanciamiento progresivo con los padres mientras van siendo más independientes y por otro lado hay un número de adolescentes sin amigos. Estos chicos quedan en tierra de nadie. Esto ocurre mientras la capacidad de elaborar pensamientos complejos y de analizar consecuencias se desarrolla. Hacia los 20 años, ya tendrá la capacidad de tomar decisiones solidas (acertadas o no).

adolescentes sin amigos
Algunos adolescentes tienen dificultades para relacionarse

Para un adolescente, la influencia de tener amistades positivas se convierte en un factor determinante a la hora de evitar comportamientos peligrosos o arriesgados. Del mismo modo, una influencia negativa pueden conducir al adolescente hacia comportamientos desafortunados. A través de los amigos, los adolescentes aprenden códigos de conducta que les acompañarán durante su vida.

Resulta doloroso cuando un hijo adolescente prefiere ir con los amigos a estar con sus padres, pero nos indica estar siguiendo el camino natural hacia la madurez. La relación con los amigos es el mejor terreno donde desarrollar habilidades sociales y evadirse en los momentos difíciles. En algún momento, para el adolescente los amigos lo son todo. Para integrarse necesitan ser vistos como parte del grupo y harán cualquier cosa para integrarse como uno más. Pocas cosas son más inadmisibles para un adolescente que parecer el solitario rarito.

Cómo ayudar a adolescentes sin amigos

En muchas ocasiones, el origen de un adolescente sin amigos viene de la infancia. Por algún motivo que para un adulto parece irrelevante, el niño vivió una experiencia desagradable. Algunos niños son realmente crueles mientras otros son muy sensibles. Desde ese momento el niño eligió separarse del resto de chicos. Ahora tiene una imagen negativa de si mismo, quizás ha interiorizado que no tiene valor o siente vergüenza por un rasgo físico.

Cuando surge una situación incomoda u otra persona del grupo hace un comentario hiriente, la primera reacción será abandonar para huir y hacer desaparecer lo que hace daño. Sin embargo aprender este tipo de reacción lleva a adultos inestables y no es eso lo que queremos para nuestro hijo. La mejor enseñanza que podemos darle para manejar estas situaciones, que siempre estarán en su vida, es enseñarle las herramientas necesarias para tolerarlas sin sufrir dolor.

Para corregir esta situación no basta una conversación con buenas palabras y la mejor intención. Habrá que construir el camino y puede suponer una larga tarea. El primer objetivo será guiarle hasta que recupere la autoestima, como primer paso para aydar a adolescentes sin amigos. Nadie quiere la compañía de una persona deprimida y menos otro adolescente.

Actividades para conectar adolescentes

Nadie conoce mejor a su hijo o hija adolescente que usted, hágase esta pregunta ¿Cómo puedo ayudarle a recuperar la fortaleza necesaria para afrontar un estado de ánimo bajo? Seguro que hay una actividad en la que el o ella encuentra la satisfacción suficiente para dejar atras los pensamientos oscuros. Durante ese rato estará más abierto a relacionarse con otros chicos de la misma edad, con los que tiene algo en común y puede convertirse en un grupo de amigos adolescentes.

Pregúntele qué le gustaría hacer. Algunos ejemplos efectivos para salir de la zona de confort pueden ser:

  • Actividades deportivas, preferiblemente en deportes en equipo.
  • Quizás él o ella prefiera actividades culturales, un grupo de teatro, pintura, cine o música.
  • Cursos sobre temáticas que le interesen: Informática, cocina, moda.

Busque un mentor para su hijo adolescente

Cuando parece que nada funciona, porque el adolescente se niega a participar de nuestras sugerencias, debemos recurrir a otro adulto para hacer esta tarea. Por supuesto debe hacerlo alguien de confianza para los padres y capaz de conectar con su hijo. Evite usted interpretar este paso como un fracaso personal, al contrario, demuestra que busca lo mejor para el.

El papel de mentor para su hijo adolescente puede desempeñarlo una persona desconocida o, quizás un hermano mayor, cualquier familiar, un amigo de la familia o un profesor. Esta persona debe conectar con el adolescente como alguien cercano y crear un entorno seguro, donde haya una comunicación sincera. El mentor debe saber escuchar de manera activa, sin interrumpir o hacer observaciones, cuando el pubescente decide confiar sus preocupaciones.

Aunque resulte complicado, el adulto debe evitar dar consejos o indicar qué debe hacer el adolescente. De esa forma se reduce el rechazo y evita percibirse como una posición de superioridad. Principalmente debe escuchar con atención para permitirle expresar el problema, observando lo que dice y lo que no.

Muchas veces el propio adolescente encontrará la solución a sus propios problemas. Tenga en cuenta que para el, será la primera vez que se enfrenta a algo así. Eso no significa que sea incapaz de solucionarlo por si mismo. Cuando el adolescente solicite ayuda, será el momento de hacerle ver el asunto desde otro enfoque u ofrecerle varias soluciones. Le estaremos alentando a tomar su propia decisión. Cuando consiga mejorar su bienestar, estará abierto a los amigos.

 

Adolescentes y Autismo

Adolescentes y alcohol

Alrededor de medio millón de adolescentes españoles de entre 14 y 18 años se emborracha al mes. Además, la edad a la que empiezan a beber alcohol se sitúa en los 13,8 años de edad. Es evidente la relación entre adolescentes y alcohol, un problema que incumbe a toda la sociedad pero en especial a los padres con hijos adolescentes.

Para afrontar este problema social de una manera realista y eficaz es necesario contemplar todo el contexto social en que socializan los jóvenes, los grupos en los que forma parte y la influencia de estos en las creencias, valores y actitudes que intervienen en la conducta de los jóvenes.

imagen adolescentes alcohol
El consumo de alcohol en adolescentes está socialmente aceptado

Adolescencia y consumo de alcohol

La adolescencia es el periodo en el que suele aparecer el hábito social de consumo de alcohol. El adolescente se siente parte de un grupo de edad, con una serie de características propios, como hábitos, modas y valores. Dependiendo del grupo en el que cada adolescente se integra, influye en los valores que va a interiorizar para construir su identidad personal.

Consumir alcohol es un habito socialmente aceptado, el consumo por parte de los adolescentes se interpreta como una forma de divertirse y socializar con los amigos los fines de semana. También es interpretado como un paso adelante para dejar atras la infancia a la vez que se integran en el grupo de iguales.

El ambiente familiar y entorno social también inciden en el riesgo de un consumo excesivo de alcohol. Un hogar en el que es habitual el consumo de alcohol será interiorizado como una conducta normal eliminando la noción de riesgo. Una relación entre padres e hijos poco fluida, con bajo nivel de supervisión, con exceso o carente de disciplina son algunos factores que abonan un consumo descontrolado de alcohol.

Cómo hablar con un adolescente sobre alcohol

No existe una edad concreta para hablar con un adolescente acerca del consumo de alcohol, pero será mejor anticiparse al primer contacto u ocasión de beber. Cuándo llegue ese momento, tendrá al menos una noción de que algo puede salir mal.

Probablemente el adolescente se muestre reacio a hablar de alcohol con sus padres, en esta edad ellos buscan ser independientes y este tipo de situaciones puede verse interpretada como una invasión.

Trataremos de buscar un momento de distensión para abordar el asunto de pasada, por ejemplo preguntándole su opinión. Tendrá mejor efecto si abordamos el tema varias veces sin insistir demasiado, que hacerlo de una vez y provocar una situación incómoda.

A la hora de exponer el mensaje, debemos tener en cuenta que él o ella tienen una opinión formada de lo que han visto en casa o su entorno de amigos. De manera pedagógica trataremos de desmontar los falsos beneficios de beber alcohol y exponer las posibles consecuencias negativas, pero sin dramatizar.

Uno de los momentos clave será cuando estando en un grupo le ofrezcan consumir alcohol, aquí entra en valor haber formado una opinión previa. Habrá un equilibrio entre la necesidad de aceptación por el grupo, la curiosidad por explorar nuevas sensaciones y los consejos de los padres.

Incentivar una adolescencia sin alcohol

Como indica el refranero «Quién evita la ocasión, evita el peligro», quizás sea más un deseo que un objetivo realista para aplicarlo por completo. La experiencia demuestra que ambientes muy restrictivos son contraproducentes. Pero fomentar unos hábitos que alejen al adolescente del alcohol pueden ser una buena manera de disminuir el peligro.

Fomentar actividades complementarias en el adolescente que le aporten bienestar y sensación de seguridad en sí mismo, suelen ser un motivo para rechazar o restar interés por el consumo de alcohol. Dado su nivel de energía disponible en los adolescentes, lo más recomendable es la práctica de algún deporte aeróbico como correr, nadar o bailar.

Dado que los adolescentes habitualmente pierden el interés con facilidad, debe ser él o ella quien elija qué actividad quiere hacer. Debe acordase un horario a cumplir y si es posible un objetivo. El alcanzarlos le aportará la satisfacción necesaria para querer continuar. Además conocerá a otros chicos de su edad, con inquietudes saludables.

Consecuencias del alcohol durante la adolescencia

Hasta los 20 años, el cerebro humano continúa desarrollándose. La última zona en crecer, el cortex prefrontal, donde surge la capacidad de planificar y prever consecuencias puede verse afectada por el abuso de alcohol. Por lo tanto tendría consecuencias en el pensamiento como maduro. En menor medida afecta negativamente en la memoria y capacidad de aprendizaje.

El consumo excesivo de alcohol no solo tendrá consecuencias negativas en el rendimiento escolar del adolescente, también en sus relaciones familiares al aumentar la inestabilidad emocional y dificultar las relaciones de amistad. También aumentan las relaciones sexuales de riesgo y los accidentes.

Vea también: Cambios hormonales durante la adolescencia

Psicología en la Adolescencia

Muchas de las complicaciones en la salud mental de las personas adultas, tienen origen en la adolescencia. De hecho, recientes estudios indican que uno de cada cinco jóvenes tienen un trastorno diagnosticable. En muchos casos estas alteraciones de la psicología durante la adolescencia condicionan un desarrollo saludable en la madurez.

Sin embargo, los adolescentes también tienen la capacidad luchar contra la ansiedad, la depresión y otras formas de angustia que son habituales durante el desarrollo y no tienen por qué perdurar. Es difícil saber cuándo un problema psicológico requiere atención médica, pero en caso de duda, la mejor recomendación pasa por consultar a un profesional en psicología.

imagen psicologia adolescencia
Durante la adolescencia pueden surgir complicaciones psicológicas

Los padres deben ayudar al adolescente aprendiendo a identificar las primeras señales de que algo no va bien. Cuando aparece un comportamiento que les preocupa no deben tener miedo a preguntar sobre los pensamientos y experiencias de sus hijos. Afrontar las complicaciones en el equilibrio mental y comenzar un tratamiento temprano puede evitar que un trastorno aumente en severidad o duración. Cuando se aborda temprano, la mayoría de las alteraciones tienden a manejarse de manera efectiva.

¿Cómo afecta a la psicología la adolescencia?

Durante la adolescencia, el niño continúa creciendo física, cognitiva y emocionalmente, cambiando de niño a adulto. Al mismo tiempo, a medida que los adolescentes desarrollan patrones de razonamiento avanzados y un sentido más fuerte de sí mismos, buscan forjar sus propias identidades, desarrollando vínculos importantes con personas fuera del hogar.

Este período puede afectar psicológicamente al adolescente, especialmente en las sociedades occidentales, donde la necesidad de forjar una nueva independencia es crítica ya que, involucra nuevas emociones, la necesidad de desarrollar nuevas relaciones sociales, y un creciente sentido de responsabilidad e independencia.

Afortunadamente aunque la adolescencia podría ser un periodo psicológicamente estresante, en la mayoría de los casos termina como una etapa de transición hasta la madurez. La intrínseca curiosidad por explorar los límites y experimentar con el alcohol, drogas y el sexo suele quedar atrás a la vez que alcanza la madurez psicológica.

Algunos efectos psicológicos en la adolescencia

La etapa de la adolescencia predispone a cambios psicológicos importantes. Por ejemplo, los niños con desarrollo físico temprano son más altos y fuertes, muy a menudo también más populares. Por otro lado cabe la posibilidad de desarrollar comportamientos antisociales, uso de drogas o practicas sexuales. También las niñas con mayor desarrollo físico pueden ser muy populares pero al mismo tiempo desarrollar problemas emocionales si experimentan burlas o acoso sexual.

Los adolescentes tienden a actuar impulsivamente en vez de pensar razonadamente. Este comportamiento, motivado por el crecimiento de la corteza prefrontal, la zona donde se origina el razonamiento, la planificación y la resolución de problemas, la última en desarrollarse del cerebro humano. Este fenómeno explica la dificultad para frenar los impulsos o hacer juicios sobre las consecuencias de los actos.

Según alcanzan mayor capacidad cognitiva y habilidades sociales para relacionarse con éxito en su entorno, tienden a propiciar el egocentrismo. El adolescente se considera capacitado para hacer cualquier cosa mejor que nadie, sobre todo sus padres. En algún momento podrían alcanzar el razonamiento psicológico de ser el centro al que todos miran.

Buscando la identidad propia en la adolescencia

Unos de los cambios relevantes en la psicología del adolescente, es la búsqueda de la identidad propia y las preferencias personales. La influencia de los padres pierde relevancia para enfocarla en los amigos. Sin saberlo, el adolescente trata de responder a la pregunta sobre sí mismo ¿quién soy?. Durante este periodo el adolescente experimentará diferentes roles, como el que sus padres esperan de él o ella, quizás todo lo contrario, hasta encontrar el que más le satisface.

Los grandes grupos o pandillas permiten al adolescente probar diferentes identidades a la vez aportan el sentido de pertenencia y la aceptación por los demás. El adolescente define su identidad compárandose con los compañeros de su entorno. En sus razonamientos todavía básicos clasifican a los diferentes grupos en categorías.

Interacción entre adolescentes y adultos

En muchas escuelas o institutos la desproporción entre maestros y alumnos resulta tan grande que la atmósfera está más influenciada por los compañeros que por los maestros. Cuando llegan a casa, los padres están trabajando o suelen coincidir poco tiempo y lo pasan viendo la televisión o los adolescentes están en su cuarto estudiando o entretenido con algún dispositivo electrónico.

Este distanciamiento de los adultos tiene efectos es la psicología del adolescente, como el aburrimiento, falta de motivaciones y desarrollo de personalidad egocéntrica. Este aspecto negativo puede darse principalmente en entornos urbanos, donde difícilmente puede darse una conversación casual entre un joven y un adulto por la calle. Esta transmisión de experiencia y madurez es sustituida por la de los compañeros, mucho menos edificante.

Influencia psicológica de un ambiente relajado

Como hemos visto antes, los adolescentes tienden a reaccionar de manera desproporcionada ante situaciones interpretadas como hostiles. Sin embargo, varios estudios indican que en ambientes relajados se fomentan las relaciones cálidas y saludables entre padres e hijos. Estas circunstancias se han asociado con resultados positivos para el adolescente, dando como resultado mejores calificaciones escolares y menor conflictividad en el ámbito escolar.

La mayoría de los conflictos tradicionalmente se relacionan con cuestiones de la vida cotidiana como la asignación de tareas domesticas, asignación de dinero, horarios, ropa o dispositivos electrónicos. Con la mayoría de adolescentes no suele pasar de un conflicto temporal sin mayores consecuencias y tienden a remitir según alcanzan la madurez psicológica.

 

Adolescentes Rebeldes

Adolescencia tardía

Durante la adolescencia tardía termina de definirse la personalidad de los adolescentes, aproximadamente entre los 16 y 20 años. Es una fase donde no suelen darse los fuertes altibajos emocionales de años anteriores. El joven siente estar ubicado con una identidad propia, ha mejorado su autoestima. Ha dejado de preocuparse por encajar con el resto de adolescentes, ha dejado de valorarse según la opinión de los demás, ahora reduce su entorno de personas relevantes. Está más tranquilo, las tensiones familiares disminuyen.

imagen adolescencia tardía
La adolescencia tardía es la última fase hacia la madurez

En esta etapa suelen priorizar los proyectos personales, sienten energía y confianza suficiente para alcanzar sus metas con independencia. Al mismo tiempo su entorno va otorgándoles mayores responsabilidades, que en algún momento pueden rebasarles. En estas situaciones es cuando los padres deben estar atentos para brindarles apoyo, si lo solicitan. A este periodo lo conocemos como adolescencia tardía.

Formación de la identidad personal e independencia: adolescencia tardía

Durante esta etapa se consolida la capacidad para concentrase en los objetivos marcados, planificar el futuro, centrarse en los estudios o el trabajo. Es una fase crucial donde los adolescentes, deben elegir el camino a seguir, el que va a definir su “yo” del futuro. Ante este dilema deberán confrontar los deseos propios con los de los padres y amigos. Ahora sienten que deben prepararse para ser adultos, mostrarán mayor predisposición a escuchar la opinión de sus padres.

Debido a que a esa edad las mentes siguen desarrollándose, el cerebro termina de formarse a los 25 años aproximadamente, el hecho de afrontar las emociones y la presión de aventurarse en nuevos retos de manera autónoma, puede tener un impacto positivo en el futuro éxito y bienestar. Esto hace de la primera etapa como adolescente tan importante para aprender estrategias saludables al abordar retos, de manera independiente y que van a utilizar durante toda su vida. Durante la adolescencia tardía esas habilidades aprendidas terminan de consolidar en una persona adulta, con identidad personal e independendecia.

Durante la adolescencia tardía, tienen la oportunidad de experimentar con ideas inexploradas y tomar posición en las creencias propias. Descubren lo que realmente valoran, lo que les posiciona en las elecciones y satisfacciones a largo plazo. Por ejemplo, si necesitan sopesar las compensaciones entre comodidad de seguridad laboral versus el riesgo de hacer algo que le apasiona. A medida que toman nuevos desafíos, aprenden que los errores no deben influir en la autoestima, sino añaden mayor información para darnos un sentido de confianza en lo que queremos ser.

Final de la adolescencia y llegada de la madurez

Hacia el final de la adolescencia tardía, el área racional del cerebro está próxima a estar completamente desarrollada. Así llegan pensamientos más complejos. Ahora parece sencillo perseguir objetivos propios una vez se aprende cómo planificar las cosas, probar ideas y valorar diferentes puntos de vista. Es posible situarse en los zapatos de otro para desafiar las antiguas creencias infantiles y formar pensamientos y valores propios. A medida que se recorren ideas que se dan por sentado, comienzan a percibir que generalmente hay varias respuestas a la mayoría de los problemas de la vida y que pensar críticamente es como hacemos nuestro propio significado del mundo.

En el aspecto físico, se alcanza el desarrollo adulto. Llega la madurez sexual, con contactos eventuales o estables, ya que se mejora el control de los impulsos emocionales. Las relaciones ya no son para explorar la sexualidad, más bien para aprender sobre las experiencias personales y sentimentales. Las relaciones de amistad pasan de tener en común motivos circunstanciales a forjarse por motivos identitarios o ideológicos.

Adolescentes trasnochados

En la actualidad ha aparecido el término “adolescente trasnochado” cuando personas adultas muestran comportamientos adolescentes, a cualquier edad. Según las circunstancias personales, las etapas vitales pueden no completarse con normalidad. Algunos entornos o experiencias dan lugar a que se prolonguen, o reaparezcan patrones infantiles o adolescentes, incluso a edades avanzadas.

La adolescencia trasnochada puede manifestarse de muchas formas. La más corriente es aquella en la que la persona sigue siendo “un eterno rebelde”, lleno de sueños, pero sin definir objetivos concretos. Tiene dificultad para llevar una vida adulta. No encaja en el mundo ni pone de su parte para mejorarlo con acciones concretas y reflexionadas.

Ir a: Picología en la Adolescencia

Adolescentes rebeldes

Aunque la educación de un adolescente rebelde a menudo puede parecer una tarea imposible, hay pasos que puede seguir para aliviar el estrés que usted y su adolescente sienten. Es cierto que ni usted ni su hijo adolescente van a conseguir siempre una relación perfecta, pero puede mejorarla.

En las sociedades occidentales encontramos diferentes criterios para definir la entrada en la vida adulta. Por ejemplo, en la edad adolescente puede considerarles suficientemente maduros para ser juzgados por actos delictivos pero no tener edad para votar. Una de las características de la adolescencia es la coincidencia de comportamientos infantiles y adultos en su mundo interior, una transición de niño a adulto. La llamada como “Crisis de la Adolescencia” donde encontramos adolescentes con una combinación de comportamientos tanto infantiles como adultos. Esta dualidad puede causar confusión en los padres, cuando no saben si están hablando al niño o al adulto. En medio de esta confusión, los adolescentes rebeldes tratan de encontrar su propio camino.

imagen adolescente rebelde
Entender la adolescencia puede ayudar a manejar a los adolescentes rebeldes

Cómo afrontar a adolescentes rebeldes

En muchas familias aceptan con dificultad el proceso de independencia del adolescente, manteniendo la idea del hijo como niño. Normalmente el hijo toma la iniciativa para independizarse emocionalmente de los padres, paso previo a la madurez. En algunos contextos, pueden convertirse en adolescentes rebeldes, por ejemplo en el caso de niños hiperprotegidos, acostumbrados a conseguir todo cuanto desean, a tener excesivo poder sobre sus mayores.

Para prevenir una adolescencia dramática debe fomentar algunos hábitos saludables durante la etapa preadolescente. Deben ir forjando unas vivencias de éxitos, retos y frustraciones que conformen un acercamiento a los retos del adulto. Estos niños estarán más preparados al llegar la adolescencia pasando la etapa con menor dificultad.

Aprender a aceptar situaciones adversas, es una de las herramientas necesarias para una vida sana en los adultos. Cuanto antes desarrolle esta habilidad el niño o adolescente, será más fácil aceptar con normalidad las situaciones no deseadas. Esta tolerancia debe servir tanto a padres como hijos a la hora de afrontar los conflictos.

Durante la adolescencia empezamos a utilizar una zona del cerebro que controla nuestra personalidad, el razonamiento para la toma de decisiones y el comportamiento social. Esta zona se llama corteza prefrontal. Es aquí donde se moldea la personalidad y la manera de relacionarse con los demás, después de unos años, cometer errores y sufrir las consecuencias. Esto explica por qué los adolescentes hiperprotegidos llegan a la madurez, tarde y sin la capacidad de aceptar situaciones adversas. Estos niños tienden a convertirse en adolescentes rebeldes.

Otra consecuencia negativa de la sobreprotección, el adolescente puede sentirse atrapado. Esta sensación fomenta en ellos la necesidad de rebelarse, el resultado opuesto del que desean los padres. En el extremo opuesto, si tienen demasiada libertad pueden sentirse perdidos y en busca de un rumbo o también no despertar interés en los padres. Algunas reacciones desproporcionadas en adolescentes rebeldes, esconden una llamada de socorro, aunque ni ellos mismos sean conscientes.

Conceptos importantes con adolescentes rebeldes

Por otro lado los padres deben esforzarse en comprender qué está sucediendo en el mundo interior del adolescente y tratar de anticiparse.

  • Los padres deben interiorizar conceptos como:Los adolescentes tienen sus propias opiniones y no tienen por qué coincidir con la de sus padres.
  • Los adolescentes aún no han desarrollado una capacidad analítica o de consecuencias para el largo plazo, todo se basa en las emociones.
  • En esta etapa aparecen nuevas situaciones y nuevas normas que no van a aceptar con un simple “porque sí”
  • No discuten todo porque estén en esa etapa, discuten porque son una persona con una opinión propia (acertada o no)
  • Las normas que tratamos de imponer, debemos poder argumentarlas razonadamente.

Algunos puntos importantes que deben aplicar los padres:

  • Dedicar tiempo y energías a los hijos
  • Aprender a escuchar e interpretar sus necesidades
  • Intentar crear un clima de confianza, evitar el exceso de autoridad o sobreprotección.
  • De vez en cuando, sorpréndale con una actividad o conversación fuera de la rutina.
  • Evitar mostrarles nuestras emociones: enfado, decepción, miedo.
  • Las normas son para todos los miembros de la familia, no son contra él o ella.
  • Jamás decirle frases como: “no puedo contigo”, “no sé qué hacer contigo”, “haz lo que quieras”. Serán interpretadas como una invitación a continuar.
  • Mantenerse firmes con las normas. De otra manera, perderán toda utilidad.

Baja tolerancia a la frustración

La frustración es un sentimiento. Un sentimiento es un estado de ánimo o disposición emocional.

Por tanto, una persona con baja tolerancia a la frustración tiene tendencia a sufrir cada vez que las cosas no son como le gustarían. La intensidad de ese sentimiento depende en cada persona de la educación, el entorno familiar y todo lo que influye en la personalidad.

Este sentimiento viene desde la infancia, etapa en la que desarrollamos la creencia de que todo el mundo gira alrededor nuestro, que merecemos cualquier capricho y al instante de pedirlo. Durante la infancia aún no tenemos desarrollados el concepto de tiempo y las necesidades de los demás, pero es cuando se deben desarrollar el hábito de esperar a que llegue en momento de satisfacer los deseos. También deben desarrollar cuanto antes la capacidad de empatizar con las necesidades de los demás.

Las personas con baja tolerancia a la frustración necesitan eliminar la situación que les molesta en el mismo instante que se presenta, hacen lo más fácil o rápido para que desaparezca esa situación que impide lo que desean. Solo piensan a corto plazo.

Para mejorar la tolerancia a la frustración se requiere mejorar la fortaleza al afrontar las situaciones adversas, sin que nos perturben emocionalmente.

Una vida con baja tolerancia a la frustración está llena de sufrimiento y fracaso que termina en un sentimiento de vida deficiente. Para evitar una adolescencia o incluso madurez difícil debemos fomentar comportamientos saludables en los niños desde la más temprana infancia, evitando la sobreprotección o enseñando la manera correcta de expresar sus necesidades o sentimientos.

Influencia del entorno social en adolescentes

A medida que los niños crecen hasta que se transforman en adolescentes, comienzan a pasar más tiempo con sus amigos y menos con sus padres. Una de las consecuencias será que los amigos pueden influir cada vez más en el pensamiento y el comportamiento del adolescente. Esta es la base del entorno social. Esta influencia puede ser una positiva, por ejemplo, cuando motiva al adolescente a que le vaya bien en los estudios o el deporte u otras actividades. Por el contrario, la influencia social puede ser una negativa, por ejemplo, cuando empuja a su hijo al tabaco, alcohol, tomar drogas o practicar sexo no seguro u otros comportamientos insanos.

Algunos pasos recomendables para padres con hijos adolescentes rebeldesen relación con la influencia social:

  • Explique a su hijo en qué consiste la influencia social y como puede influir en él.
  • Recuerde las normas familiares de lo que está bien o no.
  • Utilice técnicas para reforzar un sano concepto de sí mismo y no depender de los demás.
  • Recuerde al adolescente, que sus actos tienen consecuencias para el/ella.

Qué son los adolescentes sin amigos