Obesidad en Adolescentes

La obesidad en adolescentes se ha convertido en una de las grandes epidemias de occidente. La principal causa de la obesidad en los menores es el abandono de la dieta mediterránea. Una alimentación de baja calidad junto al estilo de vida sedentario, facilitan que las cifras aumenten año tras año, con impacto sobre otras enfermedades relacionadas.

 

España tiene una de las tasas de prevalencia más altas en obesidad infantil de la UE. Todos sabemos que la obesidad tiene consecuencias negativas sobre la salud en adultos pero, ¿tiene efectos en los adolescentes? La respuesta es afirmativa. La obesidad provoca desde problemas ortopédicos hasta alteraciones psicológicas, baja autoestima e incluso sexuales. El sobrepeso u obesidad se miden en primer lugar con una formula muy sencilla y económica, llamada IMC.

imagen adolescentes sobrepeso
Una alimentación con alimentos de baja calidad ha sustituido a la dieta mediterranea

¿Cómo se mide la obesidad en adolescentes?

El índice de masa corporal (IMC) es un valor que se calcula realizando un sencillo cálculo basándonos en el peso y la altura de una persona. El IMC es un indicador de sobrepeso bastante fiable en la mayoría de los casos. Aunque el IMC no mide la grasa corporal, se puede considerar una alternativa rápida y económica para valorar un posible sobrepeso.

 

¿Cómo se debe usar el IMC?

El índice IMC se debe usar como un primer filtro orientativo para descartar problemas de sobrepeso en cualquier persona. Al ser un indicador genérico, no debe usarse como herramienta de diagnóstico, ya que en determinados casos puede dar un resultado incorrecto.

 

Por ejemplo una persona deportista tendrá una musculatura desarrollada, y puede arrojar un resultado alto en el test IMC, al no hacer distinción entre musculatura y grasa. En esos casos un profesional en atención médica necesitará realizar evaluaciones adicionales. Estas evaluaciones pueden incluir la medición del grosor de los pliegues cutáneos, evaluar la alimentación, la actividad física, los antecedentes familiares y otras pruebas de salud que sean adecuadas.

 

¿Por qué los médicos usan el Índice IMC para medir el sobrepeso?

imagen tabla imc
La tabla IMC muestra los valores de la población media

Debido a que el cálculo IMC solo requiere la estatura y el peso, es económico y fácil de usar para el personal médico y la población en general, es el método habitual. Conocer el IMC permite a las personas comparar su nivel de peso con el promedio de la población.

 

¿Cómo se calcula el índice el IMC en Adolescentes?

El IMC no se calcula de la misma manera tanto en adultos como para adolescentes y niños. Cuando se trata de adultos, se tiene en cuenta la altura y el peso. En el caso se niños y adolescentes, se añaden dos variables, edad y sexo. Esto es debido a que el crecimiento no es lineal en el tiempo.

 

En torno a los 10 años en niñas y los 11 en niños, aumenta la velocidad de crecimiento entre 6 a 9 cm por año hasta los 15 o 16 años. Las niñas comienzan antes este periodo pero los chicos lo completan en menos tiempo. Al finalizar este periodo, ya habrán alcanzado la totalidad de su altura definitiva.

 

El crecimiento altura es el resultado del crecimiento de piernas y tronco. En primer lugar, crecen brazos y piernas. Un año después llega el estirón del tronco. El crecimiento de las piernas sigue un patrón: en primer lugar los pies, seguido de pantorrillas y muslos. Del mismo modo ocurre con las extremidades superiores, en primer lugar las manos y antebrazo que preceden a los brazos.

 

En lo que se refiere al peso, los niños mantienen un peso superior a las niñas hasta los diez años. Desde esa edad ellas comienzan a tener más peso corporal. El peso para una misma talla es siempre superior en las mujeres. Como norma general, los adolescentes ganan entre 700 g y 800 g por cada centímetro de altura, 8,5 Kg/año para las niñas y 9 Kg/año en los niños durante el año del estirón puberal.

 

¿Cómo reducir la obesidad Adolescente?

Esa debe ser la misión de los padres, mediante una alimentación saludable y equilibrada junto al ejercicio. Si tienes un hijo adolescente con déficit o sobrepeso, la primera pregunta que debes hacerte es ¿qué ha pasado? La variedad de posibles respuestas es muy amplia, por ejemplo algunos padres asocian unos kilos de más a la buena salud.

Una dieta equilibrada, rica en alimentos frescos junto al ejercicio son la mejor formula para evitar la obesidad en adolescentes

La falta de tiempo, lleva a muchos padres a recurrir habitualmente a la comida rápida, precocinada o comer fuera de casa. El origen también puede estar en el propio niño o adolescente, muchas veces el acto de comer compulsivamente es el reflejo de la insatisfacción, la comida se convierte en una compensación. La vida sedentaria, como la búsqueda de un refugio seguro.

 

¿Qué puede hacer un adolescente con sobrepeso?

Hacer ejercicio: La practica de ejercicio en la rutina de una persona beneficia de dos formas, ayuda a rebajar las tensiones y ayuda a mejorar el estado de humor. Por otro es un aliado a consumir esas calorías ingeridas de más. Debe ser una actividad poco agresiva, como caminar o dar un paseo en bicicleta.

 

Conseguir un sueño de calidad: No solo se trata de dormir, debe ser un sueño reparador. La cantidad de horas, evitar actividades que puedan influir negativamente como ver la televisión, tablet o la consola antes de conciliar el sueño. Está demostrado el vinculo entre el cansancio y el apetito por alimentos calóricos.

 

La importancia de un buen desayuno: El primer alimento que le damos al cuerpo por la mañana es fundamental. El objetivo debe ser tomar el 25% de calorías del día. Pueden integrarlo yogur natural, frutos secos, cereales integrales y fruta.

 

Evitar comer entre horas: Comer entre horas tiene dos efectos negativos, normalmente será algún alimento de baja calidad como chocolate, patatas de bolsa o algo similar “para matar el gusanillo”. Habremos ingerido grasas saturadas (las malas) o una gran cantidad de azúcar. Por otro lado cuando llegue la hora de comer, comida de calidad, no tendremos apetito y además habremos ingerido una cantidad de calorías que terminarán acumulándose. En todo caso, un yogur o pieza de fruta.

 

Evitar los refrescos azucarados: Hay multitud de estudios que relacionan directamente el consumo de bebidas azucaradas con el aumento de peso. Reducen la sensación de saciedad a la hora de comer, el elevado número de calorías no es equiparable en calidad al de un alimento saludable. El tipo de azúcar, hay multitud de ellos, es de baja calidad normalmente extraído mediante procesos químicos produce reacciones adversas en el organismo.

 

Seguir estas recomendaciones son el camino hacia unos hábitos sanos, mayor rendimiento escolar y evitar la Obesidad en Adolescentes.

 

Quizás te interese: Adolescentes y Alcohol

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!