Poner Límites a tu Hijo Adolescente

En la educación de los niños una parte fundamental es poner límites en todos los ámbitos de tu hijo adolescente. Ya sabrás que la naturaleza del adolescente es tratar de saltarse los límites que los adultos establezcan. Sí, puede ser agotador solo pensarlo, pero es imprescindible para un correcto desarrollo del adolescente.

 

En algunos momentos lo observas y echas de menos a aquel niño que venía a tus brazos cuando tenía miedo o al que leías un cuento antes de ir a dormir. Se ha convertido en un adolescente descubriendo el mundo por su cuenta. En los peores momentos ni siquiera te escuchará cuando le hablas. En este momento necesita alejarse de los padres.

 

Precisamente en este contexto parece más complicado establecer límites y más aún conseguir cumplirlos. Esta tarea puede ser el mayor reto al que te enfrentes en este momento.

imagen poner límites adolescentes

Cómo poner límites en adolescentes

Aunque no son conscientes de ello, los adolescentes se sienten mejor cuando tienen una estructura de normas y límites claros. Ten en cuenta que su mundo interior se está transformando del niño al adulto. Conviven en él, muchos cambios que pueden llegar a agobiarles. Tener unos padres que pongan límites claros facilita al adolescente un marco o guía al que agarrarse.

 

Unos límites claros enseñan al adolescente que tienen responsabilidades y que sus acciones van a tener consecuencias. De esta manera construyen un mapa mental de su lugar en la sociedad, en qué lugar están y que no pueden hacer lo que quieran porque todo tiene consecuencias. Este proceso es muy importante en el desarrollo de un adulto, por lo tanto, debes poner todo el empeño.

 

Haz que tu hijo se responsabilice de sus actos

En el mundo de los adultos, los actos tienen consecuencias que debemos afrontar. En este periodo tu hijo o hija, necesita descubrir el mundo sin la protección de sus padres. Uno de los primeros aprendizajes debe ser a afrontar las consecuencias de sus decisiones. Las consecuencias son el resultado de haber elegido actuar de una manera determinada.

 

Mantenerte Firme y Consistente en los Límites

Cuando al aplicar los límites y las reglas al adolescente, en algunas ocasiones los mantenemos, pero en otras no, perderán efectividad. Debes ser firme con actitud segura, evitando los gritos o una actitud violenta. Toma el tiempo necesario en explicar las veces que sea necesario, que las reglas no van a cambiar.

Probablemente, este es uno de los puntos donde más frecuentemente los padres comenten más errores al establecer límites a los adolescentes. No sirve de nada que establezcas límites si no vas a hacerlos cumplir de forma consistente. Es habitual, que los padres apliquen bien los límites, pero por tener muchas cosas que atender u otras preocupaciones, salgan del paso cediendo ante el adolescente, porque resulta más cómodo en ese momento.

Si actúas así, habrás perdido mucha autoridad que te costará recuperar. Todos podemos tener momentos complicados donde se acumulan demasiadas obligaciones. En estos casos, antes de claudicar, debemos buscar otras soluciones como posponer la decisión o intentar delegar en tu pareja.

 

 Darles órdenes concretas

Al establecer normas o límites no podemos utilizar expresiones interpretables, lo que nosotros entendemos que tienen lógica. Para el adolescente “portarse bien” no significa lo mismo. Las normas deben entenderse de manera sencilla y no dejar margen de interpretación. Preferentemente, frases cortas con acciones precisas.

 

 Explicarles las normas o límites

Si empleas el tiempo necesario en explicar a tu hijo adolescente el por qué de las normas y límites, evitarás tener que discutirlas constantemente. Aunque sea a regañadientes entenderán la lógica y las aceptarán antes. Es interesante hacer hincapié en que se establecen porque es mejor para ellos. Por ejemplo, tener un horario para acostarse y levantarse o para hacer los deberes o las tareas en casa, permiten establecer tiempo para las actividades que a él o ella le gustan.

 

Controlar siempre nuestras emociones

En muchas situaciones es complicado, pero es importante controlar las emociones. Incluso cuando tu hijo se porta fatal y no quiera cumplir los límites establecidos. Debes mostrar calma pero manteniéndote inflexible con las normas. De esta manera evitas elevar más aún el tono de la discusión y mantienes tu autoridad. Intentar razonar con él, aunque no entre en razón, pero evitar gritarle.

 

¿Qué hacer si tu hijo incumple los límites?

De nada sirve establecer límites a tu hijo adolescente si al incumplirlos no hay consecuencias. Una de las principales enseñanzas es que cuando las normas se rompen, es normal que haya alguna consecuencia. Esta consecuencia debe ser proporcional para el límite que haya incumplido.

 

Siempre que sea posible, las consecuencias deben estar relacionadas con lo que el adolescente ha hecho. Pongamos el caso de que el adolescente ha estado jugando con la videoconsola (enlace) durante el tiempo de hacer los deberes, en ese caso una consecuencia apropiada podría ser reducir el tiempo de uso para la consola.

 

Quizás te interese: Psicología y adolescentes

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!