Psicología en la Adolescencia

Muchas de las complicaciones en la salud mental de las personas adultas, tienen origen en la adolescencia. De hecho, recientes estudios indican que uno de cada cinco jóvenes tienen un trastorno diagnosticable. En muchos casos estas alteraciones de la psicología durante la adolescencia condicionan un desarrollo saludable en la madurez.

Sin embargo, los adolescentes también tienen la capacidad luchar contra la ansiedad, la depresión y otras formas de angustia que son habituales durante el desarrollo y no tienen por qué perdurar. Es difícil saber cuándo un problema psicológico requiere atención médica, pero en caso de duda, la mejor recomendación pasa por consultar a un profesional en psicología.

imagen psicologia adolescencia
Durante la adolescencia pueden surgir complicaciones psicológicas

Los padres deben ayudar al adolescente aprendiendo a identificar las primeras señales de que algo no va bien. Cuando aparece un comportamiento que les preocupa no deben tener miedo a preguntar sobre los pensamientos y experiencias de sus hijos. Afrontar las complicaciones en el equilibrio mental y comenzar un tratamiento temprano puede evitar que un trastorno aumente en severidad o duración. Cuando se aborda temprano, la mayoría de las alteraciones tienden a manejarse de manera efectiva.

¿Cómo afecta a la psicología la adolescencia?

Durante la adolescencia, el niño continúa creciendo física, cognitiva y emocionalmente, cambiando de niño a adulto. Al mismo tiempo, a medida que los adolescentes desarrollan patrones de razonamiento avanzados y un sentido más fuerte de sí mismos, buscan forjar sus propias identidades, desarrollando vínculos importantes con personas fuera del hogar.

Este período puede afectar psicológicamente al adolescente, especialmente en las sociedades occidentales, donde la necesidad de forjar una nueva independencia es crítica ya que, involucra nuevas emociones, la necesidad de desarrollar nuevas relaciones sociales, y un creciente sentido de responsabilidad e independencia.

Afortunadamente aunque la adolescencia podría ser un periodo psicológicamente estresante, en la mayoría de los casos termina como una etapa de transición hasta la madurez. La intrínseca curiosidad por explorar los límites y experimentar con el alcohol, drogas y el sexo suele quedar atrás a la vez que alcanza la madurez psicológica.

Algunos efectos psicológicos en la adolescencia

La etapa de la adolescencia predispone a cambios psicológicos importantes. Por ejemplo, los niños con desarrollo físico temprano son más altos y fuertes, muy a menudo también más populares. Por otro lado cabe la posibilidad de desarrollar comportamientos antisociales, uso de drogas o practicas sexuales. También las niñas con mayor desarrollo físico pueden ser muy populares pero al mismo tiempo desarrollar problemas emocionales si experimentan burlas o acoso sexual.

Los adolescentes tienden a actuar impulsivamente en vez de pensar razonadamente. Este comportamiento, motivado por el crecimiento de la corteza prefrontal, la zona donde se origina el razonamiento, la planificación y la resolución de problemas, la última en desarrollarse del cerebro humano. Este fenómeno explica la dificultad para frenar los impulsos o hacer juicios sobre las consecuencias de los actos.

Según alcanzan mayor capacidad cognitiva y habilidades sociales para relacionarse con éxito en su entorno, tienden a propiciar el egocentrismo. El adolescente se considera capacitado para hacer cualquier cosa mejor que nadie, sobre todo sus padres. En algún momento podrían alcanzar el razonamiento psicológico de ser el centro al que todos miran.

Buscando la identidad propia en la adolescencia

Unos de los cambios relevantes en la psicología del adolescente, es la búsqueda de la identidad propia y las preferencias personales. La influencia de los padres pierde relevancia para enfocarla en los amigos. Sin saberlo, el adolescente trata de responder a la pregunta sobre sí mismo ¿quién soy?. Durante este periodo el adolescente experimentará diferentes roles, como el que sus padres esperan de él o ella, quizás todo lo contrario, hasta encontrar el que más le satisface.

Los grandes grupos o pandillas permiten al adolescente probar diferentes identidades a la vez aportan el sentido de pertenencia y la aceptación por los demás. El adolescente define su identidad compárandose con los compañeros de su entorno. En sus razonamientos todavía básicos clasifican a los diferentes grupos en categorías.

Interacción entre adolescentes y adultos

En muchas escuelas o institutos la desproporción entre maestros y alumnos resulta tan grande que la atmósfera está más influenciada por los compañeros que por los maestros. Cuando llegan a casa, los padres están trabajando o suelen coincidir poco tiempo y lo pasan viendo la televisión o los adolescentes están en su cuarto estudiando o entretenido con algún dispositivo electrónico.

Este distanciamiento de los adultos tiene efectos es la psicología del adolescente, como el aburrimiento, falta de motivaciones y desarrollo de personalidad egocéntrica. Este aspecto negativo puede darse principalmente en entornos urbanos, donde difícilmente puede darse una conversación casual entre un joven y un adulto por la calle. Esta transmisión de experiencia y madurez es sustituida por la de los compañeros, mucho menos edificante.

Influencia psicológica de un ambiente relajado

Como hemos visto antes, los adolescentes tienden a reaccionar de manera desproporcionada ante situaciones interpretadas como hostiles. Sin embargo, varios estudios indican que en ambientes relajados se fomentan las relaciones cálidas y saludables entre padres e hijos. Estas circunstancias se han asociado con resultados positivos para el adolescente, dando como resultado mejores calificaciones escolares y menor conflictividad en el ámbito escolar.

La mayoría de los conflictos tradicionalmente se relacionan con cuestiones de la vida cotidiana como la asignación de tareas domesticas, asignación de dinero, horarios, ropa o dispositivos electrónicos. Con la mayoría de adolescentes no suele pasar de un conflicto temporal sin mayores consecuencias y tienden a remitir según alcanzan la madurez psicológica.

 

Adolescentes Rebeldes

Deja un comentario