Sexting Durante la Adolescencia

El sexting durante la adolescencia es una practica cada vez más habitual. Probablemente has escuchado el término en algún medio de comunicación pero no te queda claro ¿qué es el sexting? La explicación rápida es: se trata de compartir imágenes o vídeos con contenido erótico o sexual de manera voluntaria. Para realizarla pueden valerse de una webcam o más a menudo, un teléfono móvil.

imagen sexting durante la adolescencia

Sexting en Adolescentes: Qué es y Para qué Sirve

Con la llegada de la adolescencia, los chavales despiertan al nacimiento de nuevas experiencias y cambia la manera de relacionarse con los amigos. La falta de seguridad les lleva a tratar de evitar expresar sus sentimientos a ese amigo o amiga de manera directa. Con la aparición de internet y especialmente los dispositivos móviles estas interacciones suelen realizarse mediante alguna aplicación de mensajería instantánea.

 

En España dos de cada tres niños entre 10 y los 16 años tiene su propio teléfono móvil. Relacionarse con otros chavales mediante las redes sociales o mantener conversaciones mediante un chat es lo más habitual para los adolescentes de hoy. En una relación de pareja es normal compartir conversaciones más personales, pero se puede llegar un paso más allá al mandar contenido erótico o sexual. La inmediatez en la que vivimos, la facilidad para generar estos contenidos y la necesidad de vivir nuevas experiencias son algunas de las causas del sexting durante la adolescencia.

 

El sexting puede convertirse en una práctica de riesgo. Al compartir el contenido con otra persona, perdemos el control de hasta donde puede llegar. Los contenidos enviados pueden llegar a convertirse en virales, siendo compartidos por cientos de personas. De esta manera se vulnera gravemente la privacidad del adolescente que lo compartió a alguien de su confianza. Este tipo de experiencia es aún más cruel cuando le sucede a un menor.

 

 

¿Qué debo hacer en caso de Sexting durante la Adolescencia?

Los principales motivos para realizar sexting, en adolescentes, suelen ser en primer lugar las relaciones sentimentales y los coqueteos. En segundo lugar la búsqueda de popularidad, debido al creciente culto al cuerpo y la influencia de personajes famosos. En tercer lugar, la influencia de personas del entorno, llevados por motivos como la venganza y el chantaje.

 

“La mejor forma de evitar los problemas con el sexting es: evitar compartir contenido sensible”

 

Por su propia naturaleza, los adolescentes rara vez suelen tener en cuenta las consecuencias de lo que hacen. Por eso es importante tener una charla con ellos donde exponerles ciertas reflexiones. Cómo esa persona a la que consideran el amor de su vida, puede no serlo en el futuro y debe considerar la posibilidad de querer hacerle daño en el futuro, por ejemplo, compartiendo esos archivos sexting (revenge porn). Tratar de concienciarles de las posibles consecuencias.

 

En muchas ocasiones los adolescentes consideran sus habilidades con la electrónica e internet suficientes para controlar cualquier incidencia. Esa autosuficiencia les lleva a tomar riesgos de los que en ocasiones pueden suponer una experiencia amarga. Además, los actuales adolescentes han crecido con las redes sociales y están más habituados a la exposición pública. Esto los lleva a tener menos conciencia de riesgo y menor cultura de la privacidad, son más tendentes al sexting durante la adolescencia. Hablarles sobre la importancia de preservar la privacidad.

 

La cantidad de aplicaciones disponibles crece a un ritmo rapidísimo. Algunas están enfocadas a la ecritura de texto mientras otras ofrecen soporte para compartir imágenes o vídeo de manera rápida y sin ninguna limitación geográfica, de edad o económica. Por lo tanto estos archivos pueden tener un alcance ilimitado. En todo caso, existen aplicaciones que permiten eliminar ese contenido con posterioridad, de manera manual o programada en el tiempo, lo que permite tener cierto control. Tratar de evitar el uso de algunas aplicaciones.

 

En el caso contrario, debemos alentar los valores éticos cuando son nuestros hijos adolescentes los que reciben ese tipo de archivos. El respeto a la intimidad de los demás, debe ser indiscutible, por otro lado, compartir ese tipo de archivos puede constituir un delito, tipificado en el artículo 197 del Código Penal. En caso de tener una experiencia de este tipo, podemos buscar información de un organismo especializado.

 

Quizás te interese: Adolescentes y Redes Sociales

Deja un comentario

error: ¡Este contenido está protegido ante la copia!